martes, 6 de enero de 2009

Georgette Marie Philippart Travers (París 7 de enero de 1908 - Perú 1984), escritora y poeta francesa, fue la esposa de César Vallejo

BIOGRAFÍA

Georgette Marie Philippart Travers, nació en París un 7 de enero de 1908. Sus padres fueron Alexandre Jean Baptiste Philippart y Marie Travers. Posteriormente, su padre muere enfrentando al ejército alemán en la batalla del Marne (I Guerra Mundial)el 7 de septiembre de 1914. Sin embargo, antes de morir, envía una carta donde reconoce a Georgette Marie como su hija, la cual tiene por entonces seis años de edad.

A causa de la guerra, es enviada a Bretaña donde realiza sus estudios primarios en la localidad de Vitré, hermosa ciudad de castillos y fortalezas, calificado como “el más bello rincón de Francia”. Prosigue sus estudios secundarios en el colegio Sevigné de Vitré, de la inspección académica de Rennes, los que culmina en 1922. Al término de sus estudios, viaja a París a trabajar en el oficio de costura con su madre.

En 1925, se inicia una de las etapas más hermosas de su vida: una vidente lee su destino y le anuncia que su príncipe azul es un hombre que… “viene de lejos. Ya ha cruzado los mares. Un hombre feo, pero un ser luminoso. Será usted siempre la primera en su mente”. El famoso y esperado “príncipe azul” era nada menos que uno de los hombres que, al transcurrir el tiempo, se convertiría en una preeminencia de la literatura universal: César Abraham Vallejo Mendoza. El poeta ya había llegado a Paris un 13 de julio de 1923 y se encontraba trabajando en el “Grands journaux Ibero-Americaine” y reside en la rue Moliére, donde descubre a Georgette, al contemplarla desde una ventana ubicada al frente de su habitación. Ella, una bella joven de 17 años, le causa una gran impresión.

Por su parte, Georgette afirma: “Desde mayo de 1926, recién conozco a Vallejo, solo de vista, pues nunca nos hablamos y ni siquiera ha buscado entablar una conversación”. (Recordemos que en esa época Vallejo tenía una relación amorosa con Henriette Maisse, a quien conoce en el café de la Régence, frente a la Comedia Francesa, convivencia que llega a su fin en octubre de 1928).

En pleno invierno parisino, febrero de 1927, al caer la noche, Georgette conoce a César Vallejo. “Estamos en la calle Montpensier…Vallejo, quitándose el sombrero me saluda y veo una gran luminosidad blanca-azul alrededor de su cabeza…”.

El 12 de noviembre de 1928, muere su madre a los 40 años de edad. Georgette compra una fosa con dos tumbas en el cementerio Montrouge. César Vallejo le brinda sus condolencias y le propone iniciar una vida juntos. Georgette no logra contestar a la propuesta, aunque implícitamente acepta.

En 1929, Georgette recibe la herencia completa de sus padres, por un total de 280,000 francos franceses. En septiembre de este mismo año, Vallejo, que se encuentra en proceso de estudio del Marxismo, viaja por segunda vez a la Unión Soviética, acompañado por Georgette.

En mayo de 1930, Georgette y Vallejo viajan a España, con ocasión de la reedición de Trilce que Juan Larrea ha dado a conocer a José Bergamín y Gerardo Diego.

Dos viajes a la Unión Soviética, reuniones y entrevistas sospechosas, además de ser lector del diario L´Humanité determinan la expulsión de Vallejo del país galo el 2 de diciembre de este año. Aunque el gobierno francés le concede un plazo de casi dos meses para abandonar el país, Vallejo y Georgette viajan a España el 29 de diciembre y llegan a Madrid en víspera de año nuevo.

En España, Vallejo y Georgette viven en las peores condiciones económicas, fundamentalmente porque sus obras de carácter marxista son rechazadas sistemáticamente. Vallejo salva a duras penas dicha situación realizando traducciones.

En enero de 1932, Georgette regresa a París con la finalidad de arreglar la situación de Vallejo en su país y encuentra que su casa ha sido intervenida por la policía secreta. Georgette Vallejo cae enferma, y luego de una delicada operación quirúrgica, se reestablece en la casa de reposo “Maison Carrée” de Chantilly, recomendada y acompañada por Delia del Carril, la que sería luego mujer de Pablo Neruda.

En octubre de 1933, la pareja Vallejo deja la rue Moliére y se aloja en el hotel Garibaldi Nº 41. Georgette ingresa a trabajar en el Conservatorio Nacional de Artes y Oficios de París como “dama verificadora temporal”.

El 11de octubre de 1934, a las 11.15 a. m.,luego de una convivencia de seis años, Georgette y César contraen matrimonio civil, en la Municipalidad del Distrito 15 de Paris y cristalizan el gran amor que se profesan. Fueron testigos Ismael Gonzáles de la Serna, ─pintor granadino, amigo de Federico García Lorca─ y su mujer, Susanne Putois.

1938, es un año marcado por el dolor y la impotencia para Georgette. Vallejo cae enfermo un 13 de marzo y muere el 15 de abril, a las 9.20 a. m., a los 46 años de edad. Georgette cede su tumba de Montrouge a César. Y a causa de esta irreparable pérdida, recuerda: “Cuando él murió, estuve ciega durante cuatro horas. Estuve loca”.

1939, Georgette inicia una de las etapas más importante de su existencia: la difusión de la vida y obra de César Vallejo. Publica conjuntamente con Raúl Porras Barrenechea Poemas Humanos, una de las obras póstumas que determinan el renombre universal de Vallejo, como el poeta más humano de la tierra.

En 1951, Georgette da el paso cumbre de su vida: viaja al Perú tras las huellas de Vallejo. Llega al puerto del Callao un domingo 6 de mayo de 1951 y es recibida por Raúl Porras Barrenechea y Sebastián Salazar Bondy, entre otros. Georgette Vallejo nos brinda un gran ejemplo de amor, cumpliendo la sentencia quevediana: “Amor constante, más allá de la muerte”.

Un año después, el 4 de octubre de 1952, emprende la soñada travesía y viaja a la tierra amada de Vallejo: Santiago de Chuco. Quería conocer la tierra que tanto añoraba el poeta, tierra que le infundía constantemente su carácter de identidad. Georgette no podía vivir tranquila en Lima si no llenaba aquel vacío en su corazón y en su alma; necesitaba conocer la casa, la familia y el pueblo donde nació y vivió aquel hombre que marcó por siempre su existencia.

El 5 de diciembre de 1958, ante los intentos de repatriación de los restos del poeta, dictamina: “Yo, Georgette Philippart, viuda de César Vallejo, me opongo formalmente, bajo cualquier pretexto que sea, la apertura de mi fosa… donde reposan… los restos de mi esposo, Sr. César Vallejo. Esta tumba me pertenece y nadie puede abrirla en mi ausencia y sin mi autorización”.

En abril de 1964, publica en Lima su obra poética Masque de Chaux(Máscara de cal) a través de la UNMSM. Está dedicada especialmente a los seres que llenaron su vida de aquella felicidad anhelada y efímera: Vallejo y su madre. Georgette declara: “Poemas, bien modestos. 30 están dedicados a Vallejo”.


En 1967, colabora arduamente con el libro César Vallejo en idioma francés (edición P. Seghers, con la presentación de Américo Ferrari), escribe la biografía y selecciona poemas.

En 1968, Georgette publica Obra poética completa (edición con facsímiles. Lima, Francisco Moncloa Editores. 1968). Esta obra comprende: Los heraldos negros (1918), Trilce (1922), Poemas en prosa (1923) Poemas Humanos y España, aparta de mí este cáliz (1939). Además, publica como apéndice de la OPC su primer libro de batalla denominado Apuntes biográficos sobre poemas en prosa y poemas humanos. Por su lado, Pablo. C. Bellido comenta: “El monumento ya está hecho. Ha demorado dos años concebirlo. Georgette, su viuda, lo ha moldeado milímetro a milímetro, ella ha dirigido el trabajo, con amor, lo ha diagramado página por página muchas veces”.

El 3 de abril de 1970, Georgette cumple uno de los sueños más caros de César Vallejo: descanso eterno en el cementerio de Montparnasse. La casa de pompas fúnebres “Manonvillar” traslada sus restos mortales desde el cementerio de Montrouge al de Montparnasse (12º División, 4º Línea del Norte, Nº 7) y Georgette firma: “Para que se cumpliera el deseo de Vallejo y el mío”, y en la tumba el epitafio: “He nevado tanto, para que duermas”

En 1978, Georgette publica su máxima obra: Vallejo: Allá ellos, allá ellos, allá ellos, todo un fortín en defensa la vida y obra de César Vallejo

La madrugada del 4 de diciembre de 1984, se apaga ante nuestros ojos la luminosidad de Georgette y pasa a la posteridad. Se fue como Vallejo, tranquila y sin aspaviento. Su mensaje perdurará por siempre al lado de Vallejo, ambos paradigmas del nuevo hombre del mañana.

TRASCENDENCIA DE SU OBRA PRO-VALLEJIANA

La labor georgettiana tiene CUATRO vertientes fundamentales: a)Rescató y publicó los obras inéditas vallejianas, b)Difundió y defendió la pureza radical de la vida y obra de Vallejo; y c)Cumplió con el más caro deseo del poeta: descanso eterno en el cementerio de Montparnasse d) ESCRIBIO POESIA.


DATOS OBTENIDOS PRINCIPALMENTE POR LA INVESTIGACION Y TESTIMONIO DEL POETA E INVESTIGADOR ALBERTO AZNARAN, MAX SILVA, RECOPILADOS POR MIGUEL PACHAS ALMEYDA, EN EL LIBRO AL FIN DE LA BATALLA

Obtenido de "http://es.wikipedia.org/wiki/Georgette_Vallejo"