domingo, 31 de enero de 2016

Fwd: 31 de enero. Día Mundial de los Magos. Un niño que era raro y curioso. / Actividad próxima de Capulí.


---------- Mensaje reenviado ----------
De: <dsanchezlihon@aol.com>
Fecha: 31 de enero de 2016, 14:11
Asunto: 31 de enero. Día Mundial de los Magos. Un niño que era raro y curioso. / Actividad próxima de Capulí.
Para:


 
 
 
 
 
 
 
CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA
Construcción y forja de la utopía andina
 
2015 AÑO
DE LA DEFENSA DE LA VIDA
Y DEL PLANETA TIERRA
 
ENERO, MES DE LA DEFENSA DE LIMA
DEL NACIMIENTO DE ARGUEDAS, HERAUD
Y LOS PARADIGMAS DE MACHUPICCHU
 
CAPULÍ ES
PODER CHUCO
 
SANTIAGO DE CHUCO
CAPITAL DE LA POESÍA
Y LA CONCIENCIA SOCIAL
 
*****
 
PRÓXIMAS ACTIVIDADES
 
CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA
Y
UNIVERSIDAD RICARDO PALMA
PANEL CONMEMORATIVO
EN EL DÍA DE LA LIBERTAD
DE CÉSAR VALLEJO
PRISIÓN, LIBERTAD
Y ÉGIDA MORAL
EN CÉSAR VALLEJO
EXPOSITORES
JORGE KISHIMOTO
Director del Centro de Documentación
e Investigación César Vallejo
IVÁN RODRÍGUEZ CHÁVEZ
Rector de la Universidad Ricardo Palma
DANILO SÁNCHEZ LIHÓN
Presidente del movimiento cultural
Capulí, Vallejo y su Tierra
FRANCISCO TÁVARA CÓRDOVA
Presidente
del Jurado Nacional de Elecciones
VIERNES 26 DE FEBRERO. 6.30 PM.
CENTRO CULTURAL CCORI WASI
UNIVERSIDAD RICARDO PALMA.
AV. AREQUIPA 5198, MIRAFLORES
Ingreso libre.
Se agradece su gentil asistencia
 
*****
 
31 DE ENERO
 
 
DÍA
MUNDIAL
DE LOS MAGOS
 
 
FOLIOS
DE LA
UTOPÍA
 
UN NIÑO
QUE ERA RARO
Y CURIOSO
 
 
Danilo Sánchez Lihón
 
 
1. Ribetes
dorados
 
Este era un mago que al principio era un niño muy raro y curioso. En primer lugar, no quería ser abogado ni médico ni profesor.
Tampoco deseaba ser soldado, ingeniero o contador que se pasara la vida detrás de un mostrador.
Le gustaba, en realidad, todos los oficios extraños sin fama ni reputación. Lo primero que quiso ser fue un buen vendedor de helados.
Nadie sabe cómo se las arregló para hacerse de un cornetín, pero lo cierto es que una tarde apareció tocándolo de modo largo y lastimero  como hacen los heladeros.
Para eso también se había conseguido un gorro azul con ribetes dorados como los que tienen los que se dedican a esta labor.
Salió a la calle y casi de inmediato consiguió empleo montado en la parte de atrás de una carretilla de helados verdadera de un hombre de buen humor a quien le pareció graciosa la imitación que de él hacía el chiquillo.
 
2. ¡No
te vayas!
 
Lo empleó por jugar pero lo extraordinario fue que desde ese instante las ventas de helados subieron a cifras que ya no se podían contar.
Y el dinero en las cajas se derramaba, por el éxito exagerado que tenían en esas pocas horas.
– ¡Somos ricos! ¡Somos ricos! –Gritaba en su alegría el buen hombre–.
Pero el niño a la mañana siguiente ve a un personaje que camina en una cuerda tendida desde la cúpula de la iglesia y que se prolonga hasta la azotea del edificio más alto hacia el lado opuesto de la plaza.
Su deseo es inmediato: ir también caminando por los aires, como lo hacía el equilibrista.
– ¡No te vayas! ¡No me dejes! –Le ruega el heladero–. Si quieres tú maneja esta carreta y yo compro otra. Si quieres tengamos el negocio a medias, mitad y mitad. Será tuyo todo lo que tengo. Te casarás con mi hija cuando seas grande. ¡Piensa siquiera un momento! –Implora en su desesperación antes de que él lo deje.
 
3. Día
tras día
 
Pero es en vano. Nada puede conmover ni detener al chico y al rato, ¡no se sabe cómo!, apareció tambaleándose en un extremo de la cuerda.
Cuando el equilibrista verdadero terminaba de dar, al otro lado del abismo, su último paso y llegar y cogerse del borde de la azotea, empezaba tambaleándose el niño raro y curioso que nació para ser mago.
Un grito de espanto se escuchó en el público que observaba desde abajo. Eso lo detuvo y lo hizo perder el paso al chico unos breves segundos.
Pero, luego, avanzó resuelto, con un balanceo perfecto que arrancaba lágrimas y aplausos de la concurrencia; mientras las viejitas se desmayaban al verlo pasar muy alto encima de sus cabezas.
Día tras día, la gente se aglomeraba para verlo actuar y grandes negocios se hacían allá abajo vendiendo pastelillos, empanadas,  refrescos y mil cachivaches y baratijas.
 
4. Dejó
todo
 
El viejo heladero lo contemplaba hacia arriba enjugándose los ojos con un pañuelo
– ¡Empanadas calientitas, mientras mira al artista!
– ¡Refrescos! ¡Vendo refrescos!
– Papas rellenas con limón, cebolla y ají.
– ¡Pastelillos, pastelillos de equilibrista!
Así se repetía este bullicio de uno a otro confín. Eran los pregones de la gente sencilla.
Pero, pronto descubrió el chico, desde lo alto de la cuerda, a un organillero que movía la manivela de una caja de música y a un mono vestido de muñeca que sacaba las suertes en unos papelitos.
Dejó todo, con el desconsuelo y luego la protesta de decenas de ambulantes que vivían de su espectáculo allá arriba y ellos allá abajo.
De nada sirvieron gemidos, llantos ni ahogos. Tampoco amenazas de matarlo.
 
5. Como
jamás
 
Y se fue detrás del organillero que, al rato, lo empleaba en cargar el atril y a ratos jalar el cajón donde el mono cogía los horóscopos en retazos multicolores de papel.
En ellos se adivina el destino de la gente que paga sus últimos centavos por conocer miserias y también sueños irrealizables y delirios de felicidad y de grandeza.
El hombre del organillo comprobó que desde que el niño lo acompañaba las ganancias eran estupendas, y es más resultaron fabulosas.
Tanto que tuvo que pararse delante de la puerta donde le imprimían más papelitos porque el negocio era redondo.
Y los billetes de cien soles no le cabían en los bolsillos, como jamás lo había tenido antes.
 
6. Bosques
tropicales
 
Sólo que este niño  que nació para ser alguien muy raro y curioso, nunca permanecía por mucho tiempo en un oficio, por más extraordinario que fuera el dinero que se ganara.
Y así fue creciendo de empleo en empleo. Y cada vez también cambiaba de lugar de permanencia.
Ya cuando fue mayorcito viajó también de país en país.
Por eso, hoy día es marinero en Trinidad y Tobago y mañana es aviador en Estambul.
Hoy es cambista en Madagascar y mañana sembrador de perlas en Japón.
Hoy es tocador de gaita en Irlanda y mañana recolector de frambuesas en Jacksonville.
Hoy es navegante expedicionario hacía el Polo Norte y mañana como explorador de finas maderas en los bosques tropicales de la Amazonía del Perú.
 
7. Historia
extraordinaria
 
En todos estos menesteres el dinero le llegaba a torrentes. Por eso, hizo un precioso palacio de perlas y diamantes que regaló de incógnito a su madre, como si ella lo ganara en un papelito que le diera el organillero, quien de buena gana colaboró en hacer creer esto a la buena señora.
Una pileta con incrustaciones y una larga calle empedrada de azulejos mandó construir calladamente para el pequeño pueblo que lo viera nacer, para lo cual hizo aparecer como el que lo regalaba a un antiguo compañero de escuela que de inmediato fue elegido alcalde de su comunidad.
Una banda completa de instrumentos de música apareció cierta mañana en la puerta de la escuela donde había estudiado la educación primaria. En fin, no acabaríamos nunca si tratáramos de enumerar todo aquello que obsequiaba a su paso.
Hasta un día en que alguien al desgaire le dijo que era un mago. Se le agrandaron las pupilas y tuvo las ganas indetenibles de hacerse un mago de a verdad, y allí empieza esta historia extraordinaria.
 
 
*****
 
El texto anterior puede ser
reproducido, publicado y difundido
citando autor y fuente
 
Teléfonos: 420-3343 y 602-3988
 
 
Obras de Danilo Sánchez Lihón las puede solicitar a:
Editorial San Marcos: ventas@editorialsanmarcos.com
Editorial Papel de Viento: papeldevientoeditores@hotmail.com
Editorial Bruño, Perú: ventas@brunoeditorial.com.pe
Ediciones Altazor: edicionesaltazo@yahoo.es
 
*****
 
CONVOCATORIA
 
XVII ENCUENTRO INTERNACIONAL
CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA
 
TELÚRICA DE MAYO, 2016
 
LIMA:
MARTES 24
 
TRUJILLO:
MIÉRCOLES 25
 
OTUZCO
JUEVES 26
 
HUAMACHUCO
JUEVES 26
 
SANTIAGO DE CHUCO:
VIERNES 27
SÁBADO 28
 
CACHICADÁN
DOMINGO 29
 
TODO EN EL MES
DE MAYO, 2016
 
*****
 
PÁGINA WEB
HACER CLIC AQUÍ:
 
 
DIRECCIÓN EN FACEBOOK
HACER CLIC AQUÍ:
 
 
*****
 
Teléfonos Capulí:
420-3343 y 602-3988
99773-9575
 
 
Si no desea seguir recibiendo estos envíos
le rogamos, por favor, hacérnoslo saber.