lunes, 11 de abril de 2016

Fwd: 11 de abril. Mi hermana Sofía. De vuelta a casa. / Ramón Noriega Torero: Ayúdenme a orar.


---------- Mensaje reenviado ----------
De: <dsanchezlihon@aol.com>
Fecha: 11 de abril de 2016, 15:37
Asunto: 11 de abril. Mi hermana Sofía. De vuelta a casa. / Ramón Noriega Torero: Ayúdenme a orar.
Para:


 
 
 
 
 
 
 
CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA
Construcción y forja de la utopía andina
 
2016 AÑO
CONSTRUCCIÓN DE CONCIENCIA
Y CONCRECIÓN DE SOLUCIONES
 
MARZO, MES DEL AGUA, DE LA MUJER,
LA POESÍA, EL TEATRO Y EL NACIMIENTO
DEL POETA UNIVERSAL CÉSAR VALLEJO
 
CAPULÍ ES
PODER CHUCO
 
SANTIAGO DE CHUCO
CAPITAL DE LA POESÍA
Y LA CONCIENCIA SOCIAL
 
*****
 
AYÚDENME A ORAR
Amor senescente es el más puro, más probado, más intenso; que de tanto envejecer se ha hecho Vida; como el que siento por Lucia mi esposa, mi amante y compañera que  hoy duerme acosada por un raro mal.
AMOR SENESCENTE
Nunca pensamos cuanto habría que querernos,
siempre lo hicimos sin medida y sin recelo
sumergidos en las mieles del ocaso
cubriéndonos con rojas nubes de ilusiones.
Algo de hechizo anida en su icor que es tan dulce
y con perfumes que  copa y embriaga mis sentidos
por eso juntos flotamos persiguiendo el horizonte
deseando nunca interrumpir ese viaje de misterio.
Jamás pensamos como serían los amantes
hasta que juntos aprendimos que es cosa de locura
porque tienen que ser dos locos los que se aten
y nunca pero nunca busquen las puntas del ovillo.
Ayúdenme a orar juntándonos todos con un ruego común, hasta que se levante, me abrace y, juntos, nos perdamos donde dobla el horizonte.
11 de abril, 2016.
RAMÓN NORIEGA TORERO
 
*****
 
11 DE ABRIL
HOY CUMPLE AÑOS
 
 
MI
HERMANA
SOFÍA
 
 
FOLIOS
DE LA
UTOPÍA
 
DE VUELTA
A
CASA
 
Danilo Sánchez Lihón
 
 
1. Lanzo
un gemido
 
Por la ventana del salón de clases, veo que doña Hermelinda, la señora que nos ayuda en nuestra casa, entra corriendo y cruza el patio sin sombrero y sin rebozo.
Llama a mi padre a quien le dice algo que lo hace salir apurado dejando solos a sus alumnos, hecho que nunca sucede, desapareciendo por el portón de la escuela.
Los alcanzo en la primera esquina, preguntando desesperado con los ojos qué ocurre.
– Tu hermanita ya se muere. –Dice ella.
Siento que un cuchillo corta el aliento de mi pecho y lanzo un gemido que hace que mi padre enérgico voltee.
– ¡Cállese! ¡En la calle no se llora!
 
2. Un lago negro
y turbio
 
Ahogándome corro tras sus grandes pasos en dirección a la casa.
Cuando llegamos mi madre solloza en el cuarto:
– Ya volteó sus ojitos. ¡Se muere mi hijita! –Clama hundiendo su cabeza en el cuerpo inerte de mi hermanita.
Papá se arrodilla para abrazarlas a ambas
– ¡Sálvala. Dios mío! –Grita mamá, hundiendo su cabeza en el hombro de papá.
Y luego se desahoga a gritos entre los brazos de mi padre, con la bebita sostenida entre ambos.
– ¿Pero aún respira? –Pregunta él nervioso y angustiado.
– ¡Creo que aún! –Responde, como si estuviera ahogándose envuelta entre las aguas devastadoras de un lago negro y turbio.
– ¡Corre y llama a tu tía Zarela! –Me ordena él.
 
3. Sólo un milagro
hará que viva
 
Cayéndome y levantándome corro las cinco cuadras hasta llegar a la casona donde vive junto con mi abuela.
Siento que la tierra pasa bajo mis pies como si volara.
– ¡Tía, corre! ¡Se muere mi hermanita! –Grito.
Arrastrando su chal y jadeando llega conmigo hasta la casa y luego entramos al cuarto donde mi madre tiene a mi hermana todavía en sus brazos.
La descubre. La toma el pulso y acerca su rostro para oír su respiración.
– ¡Aún vive! –Dice.
Mis hermanos pequeños miran asustados desde un rincón, con las lágrimas perladas en sus ojos.
– Pero tu hija está prácticamente muerta, Danilo. Sólo un milagro hará que viva.
– Sálvala, Zarela–. Suplica con un gimoteo mi padre.
– Siempre te has negado a dármela, sin que te apene verme sola.
– Por favor, sálvala.
 
4. ¡Abran
las puertas!
 
– ¿A quién crees que le dejaría toda mi herencia?
– ¡Sálvala, te ruego!
– Si la curo y si vive la chiquilla será mía, pues Dios la pone en mis manos.
– Por favor, sánala–. Le sigue implorando mi padre.
– Esta medicina recién ha llegado a la botica. Se llama Estreptopén. La pondré para bien o mal. Es lo único que podemos hacer para intentar que viva.
Se persigna y nosotros también.
Corro por la botella de ron para desinfectar la hipodérmica donde lava la jeringa, introduce la aguja en el pomo y mezcla el polvo blanco. Las manos por primera vez le tiemblan.
Mi mamá acomoda en sus rodillas a Sofía, baja sus ropitas y deja la nalga descubierta. Cuando la pinchan ni siquiera llora nuestra hermanita.
– ¡Ya no siente nada! –Comenta mi tía.
 
5. Alborotando
la casa
 
La vuelven a arropar y su cabecita queda tirada hacia atrás, como si ya no viviera.
– ¡Abran las puertas! Ustedes hijitos vayan para afuera. ¡Pobrecitos, miren cómo están llorando asustados!
Salimos al corredor y juntando nuestras manos rogamos a Dios que salve a nuestra pequeña.
Para ello renunciamos a todos nuestros juegos y tesoros; juntando papeles de celofán, espadas de palo, chapas de botellas.
Y entre todos mis hermanos lo vamos a dejar con pasos lentos en la repisa al pie de la imagen de la Virgen de la Puerta que tenemos colgada en el dormitorio.
Sale mi padre y me pide que acompañe a mi tía hasta su casa.
Es una casona que tiene un portón enorme con corredores de altos pilares, que se prolongan en tres patios inmensos.
 
6. De arriba
para abajo
 
En uno florecen las orquídeas con flores blancas y coposas. En otro aroman geranios y alhelíes.
En otro los pilares sostienen macetas de ruda y azucenas, pero que nadie aprecia pues mis tías Zarela y Betty viven solas con mi abuela.
– ¡Se ha quedado dormida y ya respira un poquito tranquila! –Dice mi madre ilusionada al verme llegar sudoroso.
En su rostro titila una leve pero recóndita esperanza.
Por la tarde baja la fiebre.
Al otro día mi hermanita abre sus ojitos y pide mamadera, succionándola con los labios resecos y moviendo los pocitos de sus mejillas.
La casa se torna otra vez alegre.
Pronto Sofía está corriendo feliz, y alborotando la casa de arriba para abajo.
 
7. ¡Y será
una reina!
 
A los pocos días, mi tía Zarela aparece elegantemente vestida.
Ella es dueña de muchas haciendas, tiene graneros repletos, caballos y acémilas. Varias sirvientas atienden su casa, pero no tiene hijos.
– Ya saben... –Expresa después de servirse el café–. He venido a llevarme a mi hijita.
Miro a mi padre esperando el «¡No!» rotundo que siempre le ha dado hasta ahora cada vez que pretende llevarse a uno de nosotros.
– Bueno... –Tose nervioso–. ¡Dios te la ha dado!
Mi tía emocionada hunde su cabeza en el cuello de mi hermanita a quien la tiene alzada en su falda, diciendo:
– ¡Por fin tendré una hija totalmente mía! ¡Y será una reina! ¡Ya verán la joya preciosa en que va a convertirse!
Mi madre mira enternecida hasta las lágrimas.
 
8. Me escucho
decir
 
Y como la llenan de caramelos, Sofía hasta se despide de nosotros diciéndonos adiós con la manita.
– ¡Pobre mi hermana! –Se conduele mi madre.
– ¿Por qué? –Indago.
– ¡No tiene a quién dedicar su cariño! ¡Le va a hacer mucho bien tener una hija que también es de su sangre!
Mi papá tiene la mirada perdida.
Más tarde mi madre nos llama a la mesa a comer.
Al principio me hago el sordo. Pero pronto me reclama por mi nombre.
– ¡No quiero comer! –Contesto desde el segundo piso.
– ¿Qué? –Escucho que dice
Pronto sube mi madre sorprendida por la naturaleza y el tono de mi grito.
Cuando la veo venir me oigo decir:
 
9. La salvó
de morir
 
– ¡No te acerques mamá! ¡No quiero que me roces!
– ¿Qué pasa, hijo?
– ¡Nada! ¡No quiero que me hables ni me toques!
Trata de abrazarme pero empiezo a patalear hasta caerme y quedarme en el suelo.
– ¡Te digo que no quieroooo!
– Llamaré a tu padre. –Dice entonces fastidiada y severa.
Mi padre demora en venir. Cualquier intervención de él es muy grave, y que no deja lugar ni a dudas ni a murmuraciones.
– ¿Qué ocurre? –Me dice pausadamente.
– ¿Por qué has permitido que se lleven a mi hermanita? –Le encaro.
– Tu tía la salvó de morir. Eso tú lo sabes, ¿no es cierto? –Expresa.
 
10. Y
estaría bien
 
– ¡Y eso qué tiene que ver! –Me asombro de escucharme decir.
– Que es mejor que viva a que esté muerta, ¿no te parece? –Vacila en decir mi padre.
– No podemos dejar que alguien falte en nuestra casa. –Le digo queriendo argumentar, pero la voz se me quiebra, y las palabras me salen pero ya casi llorando.
– Bueno, ¡es un compromiso!
– ¡Será tu compromiso, pero no el de todos nosotros!
Jamás yo he hablado de este modo a mi padre. Yo mismo me asusto de lo que he dicho.
Se lleva mi padre la mano a la correa. La jala con fuerza, de un tirón, y empieza a enrollarla en torno a su mano, a fin de sujetarla bien.
Yo me encojo a recibir la peor cueriza de mi vida. Y estaría bien, pues nunca le he cuestionado de ese modo, ni menos atrevido a responderle nunca a mi padre.
 
11. Y
encogido
 
Como tardan en llegar los azotes alzo los ojos y lo veo completamente abatido.
Y antes que diga nada voltea y luego sus pasos resuenan bajando la escalera.
Mis hermanos que han estado detrás de la puerta se acercan.
Y silenciosamente se sientan junto a mí, pegando sus cuerpos al mío compungidos y solidarios pero sin decirme nada.
– ¡Hijito, vamos a comer! –Suplica mi madre–. ¡Te ruego!
– ¡No podré comer, mamá! –Arguyo, pausado, como si todo fuera sombra en mi alma y sintiéndome extraño–. Déjame estar sólo. ¡Te pido por favor!
Cuando cierro la puerta siento que las lágrimas me bajan hirviendo y empapan mi pecho.
Pronto las luces de la noche se hacen densas y encogido sobre mis propios brazos me quedo dormido.
 
12. Por las calles
empedradas
 
Al otro día me alisto para ir al colegio, tomo desayuno y me voy a clases. A mitad de la mañana el profesor se acerca y me dice:
– ¿Qué te ocurre? ¿Estás enfermo? Te estoy llamando y no contestas.
Y es que estaba pensando pero sólo en mi hermanita. La veía como una de mis tías ricas, soberbia y lejos de las enseñanzas y el ejemplo de mis padres.
En el recreo burlo la vigilancia de la puerta y salgo corriendo rumbo a la casa de mi abuela.
Su empleada tiene a Sofía sobre una hermosa alfombra multicolor, rodeada de lindos juguetes en el corredor del primer patio.
Entro, la cojo a mi hermana y escapo con ella por las calles empedradas.
Corro de un solo tirón las cinco cuadras que distan, bordeando el pueblo para no pasar por las calles céntricas donde están las tiendas de comercio.
 
13. Otra vez
se la llevan
 
Llego acezante, entro por el portón, abro la puerta interior y la dejo en su cama adonde le saco todas mis cosas con que a ella le gusta jugar.
Con mis hermanos menores tratamos de esconderla para que no se la lleven, pero pronto escuchamos golpes en la puerta de la calle.
Es la muchacha que suplica que le devuelvan a la niña, de lo contrario a ella la molerán a palos.
– ¿Qué niña? –Pregunta sorprendida mi madre.
– La niña Sofía que me la ha robado su hermano.
– ¡Fredy! ¿Has traído a tu hermana?–. Indaga, golpeando la puerta del cuarto.
Sofía al escuchar su voz se pone a llorar y le tiende las manitas para que ella la alce.
Y así llorando otra vez se la llevan.
 
14. Contra
su pecho
 
Han pasado diez días durante los cuales mi hermana ya no duerme en la casa. 
Yo he arreglado un maletín con la ropa más necesaria y he hablado con el ayudante de un camión para que me lleve hasta Trujillo.
Y después desaparecer por algún puerto. Pienso subir a un barco, esconderme y recién salir cuando llegue a un país distante.
Para que allí nadie jamás pudiera encontrarme. Y ni siquiera nunca yo poder hallar alguna vez el camino de regreso.
He decidido irme para siempre de mi casa. Sufro pensando cómo salen a buscarme, arrepintiéndose de lo que han hecho. Pero ya estaría muy lejos y nunca más me volverían a ver.
Me parte el corazón dejar a mis hermanos pequeños y también a mis padres.
Una noche me despierto hipando y ahogándome en sollozos y mi madre con sus manos en mi frente, rociándome agua de azahar, calmándome y abrazándome contra su pecho.
 
15. Y
caigo
 
El día que tengo planeado irme intento por última vez rescatar a mi hermana. Sé que la tienen muy resguardada, pero desde temprano estoy merodeando la casa de mi abuela y tías.
Escondiéndome porque ya tienen aviso que yo puedo robarla.
Felizmente conozco bien las puertas y los corredores.
Entro por la ventana al cuarto que han preparado para ella. Es muy temprano y aún está dormida.
La alzo en mis brazos y echo e correr, pero al salir resbalo en la grada de la puerta y caigo.
Se me revientan las rodillas y me sangran los codos.
Rengueando puedo llegar hasta mi casa. Entro por la puerta del zaguán directo hasta mi cuarto.
 
16. Para
siempre
 
Extraigo para mi hermana todo lo que he juntado durante estos días: docenas de caramelos, bolitas, cajas de todos los colores. Y aquí está conmigo, feliz y contenta.
El resto de mis hermanos duermen.
Pero detrás vienen esta vez mis tías. Oigo que hablan con mi madre. Escucho voces alteradas. Después siento que llega mi padre.
Cierro la puerta porque no quiero ya escuchar nada. Mi hermana juega feliz conmigo. Cuando los siento venir la beso en la mejilla y la abrazo, despidiéndome de ella para siempre.
Cuando entra mi madre un nudo atroz tengo en la garganta de no poderle decir de una vez:
– ¡Adiós, mamá! ¡Ya me voy, para siempre!
 
17. Al quedarme
solo
 
Creo que no resistiré de gritarle que ya me voy, definitivamente. ¡Que nunca más nos volveremos a ver!
Al miramos baja mi madre sus ojos enrojecidos.
– ¡Qué te ha pasado! –Exclama–. ¡Estás sangrando!
– ¡No es nada! –Respondo, ya sin siquiera mirarla.
Quiere acercarse y con un grito no dejo que ni siquiera se aproxime.
Alza a Sofía y sale con su rostro conturbado por la pena.
Al quedarme solo envuelvo lo último que he dejado por recoger: la fotografía de mi familia feliz, cuando todos éramos completos:
Mis papás y todos sus hijos juntos, yo al lado de mi hermano mayor, quien estudia en Trujillo. Y delante en la primera fila mis hermanos pequeños.
 
18. Con voz
quebrada
 
La pongo en el maletín que descuelgo con una cuerda por la ventana hasta unos maceteros en la parte posterior de la casa por donde voy a escaparme.
Adentro escucho que mi madre es quien esta vez habla, muy enérgica y airada en su voz, con mi tía Zarela.
Busco la forma de salir sin ser visto, pero siento los pasos de mi padre que sube.
Avanza y luego se detiene alarmado por la sangre que ha empapado mi pantalón y camisa.
Sus ojos, que espero que estén furibundos, amargos y duros, están más bien húmedos y enrojecidos.
Avanza, abrazándome y hasta alzándome en sus brazos:
– ¡Hijo mío! –Habla con voz quebrada–. Tu hermana se quedará con nosotros en la casa.
 
19. de dicha
o de pena
 
– ¡Papá! –No sé si grito, gimo o musito. Siento eso sí que mi voz termina en un llanto atroz, amargo e incontenible.
– Gracias hijo por haberla devuelto a casa.
Yo siento que mi corazón ya endurecido hasta ese momento va a estallar. Siento que me voy a morir.
– Te prometo que siempre seremos todos unidos. Todos tus hermanos juntos, sin que nadie falte como tú lo has querido.
Lo aprieto lo más fuerte que puedo. Y siento que su rostro se inclina, y suelta  un gemido, buscando refugio y consuelo en mi cuello.
Yo no puedo contener ya mis lágrimas que borbotan. Y ahí estoy y me quedo sollozando, abrazado a él, hasta quedarme dormido, no sé si de dicha o de pena, en sus brazos.
 
 
*****
 
El texto anterior puede ser
reproducido, publicado y difundido
citando autor y fuente
 
Teléfonos: 420-3343 y 602-3988
 
 
Obras de Danilo Sánchez Lihón las puede solicitar a:
Editorial San Marcos: ventas@editorialsanmarcos.com
Editorial Papel de Viento: papeldevientoeditores@hotmail.com
Editorial Bruño, Perú: ventas@brunoeditorial.com.pe
Ediciones Altazor: edicionesaltazo@yahoo.es
 
*****
 
CONVOCATORIA
 
XVII ENCUENTRO INTERNACIONAL
CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA
 
TELÚRICA DE MAYO, 2016
 
LIMA:
MARTES 24
 
TRUJILLO:
MIÉRCOLES 25
 
OTUZCO
JUEVES 26
 
HUAMACHUCO
JUEVES 26
 
SANTIAGO DE CHUCO:
VIERNES 27
SÁBADO 28
 
CACHICADÁN
DOMINGO 29
 
TODO EN EL MES
DE MAYO, 2016
 
*****
 
PÁGINA WEB
HACER CLIC AQUÍ:
 
 
DIRECCIÓN EN FACEBOOK
HACER CLIC AQUÍ:
 
 
*****
 
Teléfonos Capulí:
420-3343 y 602-3988
99773-9575
 
 
Si no desea seguir recibiendo estos envíos
le rogamos, por favor, hacérnoslo saber.