lunes, 18 de abril de 2016

RICARDO MELGAR . NOS DUELE ECUADOR



No solo las ideas significan nuestra vida, las emociones también lo suelen hacer, en sus gradaciones y en sus propias polaridades. Nos duele Ecuador, nos duele como seres humanos sensibles y como latinoamericanos. Nos duele por los amigos ecuatorianos, por su pueblo. La prevención de desastres es responsabilidad gubernamental pero también ciudadana. Lamentablemente, nuestros gobiernos y nuestras ciudadanías, no toman muy en serio la prevención. Muchas calamidades naturales son previsibles, aunque desconozcamos el día en que se realizarán: terremotos vinculados a la falla de San Andrés, huracanes en el Caribe, inundaciones, erupciones volcánicas. No podremos exorcizar dichas calamidades pero si atenuar sus costos en nuestras sociedades. Se necesita algo más, ponerle un alto a la corrupción y a la inmoralidad que trafica con la ayuda humanitaria.