sábado, 30 de julio de 2016

Fwd: 30 de julio. Día Mundial de la Amistad. Aquel amigo entrañable. / 5 de agosto en la Editorial Bruño: Presentación del libro: Educar es amar.


---------- Mensaje reenviado ----------
De: <dsanchezlihon@aol.com>
Fecha: 30 de julio de 2016, 9:08
Asunto: 30 de julio. Día Mundial de la Amistad. Aquel amigo entrañable. / 5 de agosto en la Editorial Bruño: Presentación del libro: Educar es amar.
Para:


 
 
 
 
 


CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA
Construcción y forja de la utopía andina
 
2016 AÑO
CONSTRUCCIÓN DE CONCIENCIA
Y CONCRECIÓN DE SOLUCIONES
 
JULIO, MES DEL MAESTRO;
DEL SANTUARIO HISTÓRICO
DE MACHU PICCHU; BATALLA
DE HUAMACHUCO, LEONCIO
PRADO Y FIESTAS PATRIAS
 
CAPULÍ ES
PODER CHUCO
 
SANTIAGO DE CHUCO
CAPITAL DE LA POESÍA
Y LA CONCIENCIA SOCIAL
 
*****
 
PRESENTACIÓN
DEL LIBRO:
 
EDUCAR ES AMAR,
POR UNA PEDAGOGÍA
DEL BIEN, LA IDENTIDAD
Y LA TERNURA
 
DE
DANILO SÁNCHEZ LIHÓN
 
PANEL:
MARITZA OLÓRTEGUI
MARGARITA PAJARES
ERNESTO RÁEZ MENDIOLA
JULIO YOVERA BALLONA
 
CONDUCCIÓN:
RAMÓN NORIEGA TORERO
 
VIERNES 5 DE AGOSTO, 2016
6.30 PM.
 
EDITORIAL BRUÑO
JR. ARICA 751. LIMA, PERÚ
 
Ingreso libre. Se agradece
su gentil asistencia
 
*****
 
30 DE JULIO
 
 
DÍA
MUNDIAL
DE LA AMISTAD
 
 
FOLIOS
DE LA
UTOPÍA
 
AQUEL
AMIGO
ENTRAÑABLE
 
 
Danilo Sánchez Lihón
 
 
1. Felizmente
coincidentes
 
Fecha bien conocida y precisa es el día 17 de junio de 1923 cuando César Vallejo parte rumbo a Europa a bordo del vapor "Oroya", cumpliendo un anhelo largamente acariciado, cuál es el de llegar a París, señuelo acariciado por todo artista que si se concretaba veía cumplidas sus aspiraciones de estar en el filamento más rutilante de la inteligencia y de la sensibilidad universales.
¿Con quién iba acompañado César Vallejo en ese barco, en la cabina de tercera clase, es decir bajo la línea de flotación? Iba a su lado de ese amigo cuyos restos fueron a parar después a una fosa común en la Guerra Civil Española.
El viaje a Europa de César Vallejo es también parte de una huida para librarse de la persecución que nuevamente se le había tendido por los sucesos del 1 de agosto de 1921, ocurridos en Santiago de Chuco. Pero allí estaba al lado suyo aquel ángel guardián.
Acerca de cómo se gestó y se concretó este viaje hay diversos testimonios, todos ellos felizmente coincidentes en señalar la actuación de Julio Gálvez Orrego, contertulio del "Grupo Norte" y amigo leal y entrañable de César Vallejo.
 
2. Con él viaja
César Vallejo
 
Luego de los meses de tensión como requisitoriado y otros tantos de prisión que sufrió César Vallejo en la cárcel de Trujillo, Julio Gálvez Orrego en marzo de 1923 conoció la noticia de que le correspondía recibir una herencia por la muerte de su padre en Cajamarca.
Lo más pronto que pudo solicitó que a cuenta de dicho patrimonio se le expidiera un pasaje para viajar a Europa. Se gestionó entonces a nombre suyo un boleto de viaje de primera clase, que luego él cambió por dos boletos de tercera a fin de hacer posible que viaje al mismo tiempo y en el mismo barco su amigo César Vallejo.
Julio Gálvez lo hizo conociendo la situación de riesgo que sufría el poeta por haberse reabierto la causa por la cual estuvo preso, hecho que lo condenaba a ser otra vez un encarcelado en las mazmorras junto a los presos comunes.
Es así que el 17 de junio de 1923 ambos amigos se embarcan en el vapor "Oroya" que zarpó desde la rada del Muelle Dársena del puerto del Callao, siendo Francia el país al cual se dirigen y al cual finalmente arribaron.
 
3. Sabe
querer
 
Lo dice Luis Alberto Sánchez cuando apunta:
"Él dividió el pasaje de primera a Europa que le obsequiaron sus parientes al declararse la herencia paterna, con Vallejo, de lo que resultaron dos pasajes de tercera y un hambre de primera".
La amistad, de la cual se sospecha mucho en una sociedad tan dada a no creer en lo bueno y a desconfiar de todo, qué importante es verla con total claridad en este ejemplo de hermandad entrañable entre Julio Gálvez y César Vallejo.
Donde Julio Gálvez es el hombre servicial, aquel que no figura, que no aparece en la reseña ni en la fotografía; quien rehúye de toda figuración y publicidad. Personaje devoto, ingenuo, candoroso. Es el débil y el desvalido, de quien todos se olvidan; que no registra la lista de los amigos célebres, que no aparece en los grabados y en las placas de la época porque aparentemente se retira, se pone a un lado o es quien más bien se aviene a ser quien toma la foto.
No era el intelectual pro-activo y afanoso, el que tiene iniciativa y busca entrar en la historia. Él es el hombre callado, que se sabe no elegido por los dioses; es el hombre servicial, que sabe querer y sabe admirar. Y reconocer a quien sí lleva puesto el laurel de la victoria en la frente, aunque nadie todavía lo vea, lo sepa ni lo note, como era el caso de César Vallejo como portador de ese lauro.
 
4. Comeremos
piedrecitas
 
Respecto al asunto que venimos tratando Juan Larrea, tan suspicaz en todo, cita el testimonio de Armando Bazán, explicando que ello concuerda plenamente con sus recuerdos. He aquí sus palabras:
"En marzo de 1923 le anunciaron de Trujillo que su abuela materna, (aquí hay cierta imprecisión respecto a lo que dice Luis Alberto Sánchez) al morir, acababa de dejarle una pequeña fortuna. A esa ciudad fue inmediatamente. Y mientras se seguían los trámites pertinentes, tuvo noticia de las maniobras judiciales que se estaban haciendo  allí para perder a su amigo César Vallejo. A cualquier precio obtuvo por eso un adelanto de su herencia y regresó inmediatamente a Lima. Empezaba el mes de junio. En dos semanas pusieron, él y Vallejo, sus asuntos en orden. La noche del 22 del mismo mes, cenaron alegremente, junto a algunos amigos, en un chifa de Capón, y el 23 al atardecer, tomaron el Oroya".
Ahí termina la versión  de Larrea que se equivoca en el día de la partida, que fue el 17 y no el 23:
"Acostúmbrate a comer poco, que en París comeremos piedrecitas."
Le dijo en esa oportunidad César Vallejo a su amigo a quien veía devorar todo lo que había en la mesa con mucha animosidad, prediciendo lo que les ocurriría después.
 
5. Puedo
dar fe
 
César Vallejo y Julio Gálvez ya en París viven en una penuria económica atroz.
César Vallejo y Julio Gálvez debían turnarse para dormir en una misma cama en un "hotelucho que apestaba a rancio, a mugre, a encierro, a lobreguez", como lo recuerda Luis Cardoza y Aragón, quien iba con Alfonso de Silva a visitarlos.
En razón de todo ello se ha tratado de echar un poco de sombras y levantar una especie de leyenda negra en torno a la persona de Julio Gálvez -¡cuando no!-  el joven trujillano.
Juan Larrea, quien lo conoció bastante es quien sale con firmeza y hasta indignación a aclarar estos supuestos injustos, para más bien, lleno de admiración escribir:
 "Por haber tratado a los dos asiduamente, aunque mi intimidad como es lógico fuese más honda con Vallejo, puedo dar fe de que Julio era un muchacho de lo más decente y discreto que en múltiples ocasiones forzó mi admiración por la dignidad y estoicismo moral con que capeó  sus auténticas  hambres y demás apreturas."
 
6. Actuó
heroicamente
 
Sin embargo, hay hienas que todo lo ensombrecen y convierten en carroña, quizá porque son tan carentes de verdaderos sentimientos que no conciben ni aceptan que pueda haber pura y real hermandad.
Si los que estuvieron cerca enfatizan lo positivo y auténtico, ¿cómo entonces desde lejos lanzar tanta ruina y tanto asco? Y prosigue Juan Larrea respecto a Julio Gálvez, expresando:
"Nunca le vi rebajarse ante nada ni ante nadie. Sobrio o en copas -casi siempre por necesidad- lo vi en toda ocasión comportarse y reaccionar como hombre de bien. Nunca supe de ninguna "debilidad" suya en ningún orden de cosas. Modesto y mal equipado para defenderse en la vida, a César le fue siempre fraternalmente leal y dispuesto en su favor al sacrificio. Por él adquirí un concepto del hombre peruano medio que nunca nadie superó y que por lo general no alcanzó a la misma talla. Cuando se trasladó a Madrid, aceptó allí una muy subalterna función en un Centro de Estudiantes latinoamericanos. Sostuvo abnegadamente a su compañera enferma, y tengo entendido que en 1936 actuó heroicamente de camillero, hasta sucumbir nunca pude saber bien cómo… Bazán se ocupa de él con una simpatía que, a mi juicio, a él mismo lo enaltece."
 
7. Dulces
y amargas
 
Hasta en esto César Vallejo es absoluto, en saber acoger y saber encumbrar, sin que le importe en absoluto la voz de los chacales.
Y conste, que ese amigo "débil" se encumbra como un héroe, un paladín y un gladiador frente a las pulgas, gorgojos y cobardes de siempre, al alistarse de guerrero en las filas de la República Española.
Tengo la certeza de que en él aflora el cariño prístino a César Vallejo para viajar juntos a Europa. Y es en él en quien piensa cuando se alista a combatir en la guerra por los más caros ideales del hombre entregando su vida.
El 4 de julio de 1937 César Vallejo asiste en España al Segundo Congreso Internacional de Escritores para la Defensa de la Cultura, que se realiza en Barcelona, pero algunos como él piden pasar a Madrid que está siendo bombardeada en ese momento por la Falange franquista.
En esta ciudad encuentra a Julio Gálvez con quien se estrecha en un abrazo interminable. Y en llanto ambos, en el cual se agolpan los días pasados en Trujillo, el caminar extasiados por las calles sonámbulas de Lima, el compartir la brisa salada e incierta del mar en el viaje a Europa; tanto las horas dulces como las amargas, pero ambas de limpio cariño pasadas también en París.
 
8. Las primeras
estrofas
 
Julio Gálvez trabajaba en un hospicio en las afueras de Madrid, se alistó como voluntario por la República en la Guerra Civil Española, vistiendo su uniforme de miliciano.
Días después es capturado por los franquistas y fusilado. Y su cuerpo arrojado a una fosa común.
Su vida aureolada del sacrificio y la devoción por lo bello y lo auténtico se pierde así en el misterio y en el aura de lo legendario.
Germán Patrón Candela, Director del Instituto de Estudios Vallejianos, de la Universidad Nacional de Trujillo, en la revista Norte Nº 5 editada a cargo de dicha organización, publica un artículo titulado "Máscara de cal", donde sostiene que César Vallejo logró encontrarse con él en el año 1937, en Madrid.
Que Julio Gálvez se había alistado en el ejército de la República Española y César al no poder hacer lo mismo porque en el examen  para ser soldado no pudo pasar la calificación por el agotamiento en que ya estaba sumido, pudo escribir sin embargo, en esas circunstancias dolorosas las primeras estrofas del Himno a los voluntarios.
 
5. Un
símbolo
 
Patrón Candela textualmente afirma:
 "...podrá verter en palabras inmortales su profundo dolor dedicándole al miliciano Julio Gálvez Orrego, fusilado en Madrid por las tropas franquistas, las primeras estrofas del Himno a los voluntarios de la República" del libro España aparta de mí este cáliz, que dicen:
Voluntario de España, miliciano
de huesos fidedignos, cuando marcha a morir tu corazón,
cuando marcha a matar con su agonía
mundial, no sé verdaderamente
qué hacer, dónde ponerme; corro, escribo, aplaudo,
lloro, atisbo, destrozo, apagan, digo
a mi pecho que acabe, al bien, que venga,
y quiero desgraciarme;
descúbrome la frente impersonal hasta tocar
el vaso de la sangre, me detengo,
detienen mi tamaño esas famosas caídas de arquitecto
con las que se honra el animal que me honra;
refluyen mis instintos a sus sogas,
humea ante mi tumba la alegría..."
 
10. En nuestras
consignas
 
Julio Gálvez, el amigo discreto y callado, es un símbolo en la vida de César Vallejo.
Por eso, así como en nuestras vivas y consignas invocamos a todos los héroes de "España, aparta de mí este cáliz", a Pedro Rojas, a Ramón Collar, el combatiente anónimo del poema "Masa".
Así como llamamos con toda convicción a Georgette, a quien contra viento y marea Capulí, Vallejo y su Tierra ha terminado por reivindicar definitivamente.
Así como está presente en nuestras marchas y caminatas y vigilias Luis de la Puente Uceda, el brazo práctico de César Vallejo, Artemio Zavala y el Batallón Libres de Santiago de Chuco, está igualmente con nosotros.
Junto a todos ellos, y muchos otros que sería largo enumerar,  con igual convicción y entusiasmo decimos a voz en cuello:
– ¡Julio Gálvez Orrego!
– ¡Presente!
 
*****
 
Los textos anteriores pueden ser
reproducidos, publicados y difundidos
citando autor y fuente
 
 
Obras de Danilo Sánchez Lihón las puede solicitar a:
Editorial San Marcos: ventas@editorialsanmarcos.com
Editorial Papel de Viento: papeldevientoeditores@hotmail.com
Editorial Bruño, Perú: ventas@brunoeditorial.com.pe
Ediciones Altazor: edicionesaltazo@yahoo.es
 
 
  *****
 
CONVOCATORIA
 
XVIII ENCUENTRO INTERNACIONAL
CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA
 
TELÚRICA DE MAYO, 2017
 
LIMA:
 LUNES 22
 
TRUJILLO:
 MARTES 23
 
GUADALUPE
MIÉRCOLES 24
 
CHEPÉN
MIÉRCOLES 24
 
OTUZCO
 JUEVES 25
 
HUAMACHUCO
 JUEVES 25
 
SANTIAGO DE CHUCO:
 VIERNES 26
 SÁBADO 27
 
CACHICADÁN
 DOMINGO 28
 
ANGASMARCA
DOMINGO 28
 
TODO EN EL MES
 DE MAYO DEL AÑO 2017
 
*****
 
PÁGINA WEB
HACER CLIC AQUÍ:
 
 
DIRECCIÓN EN FACEBOOK
HACER CLIC AQUÍ:
 
 
*****
 
Teléfonos Capulí:
393-5196 / 99773-9575
 
 
Si no desea seguir recibiendo estos envíos
le rogamos, por favor, hacérnoslo saber.