lunes, 8 de agosto de 2016

Fwd: 7 de agosto. De la razón moral. La mejor herencia. / Convocatoria al XVIII Encuentro Internacional Itinerante Capulí, Vallejo y su Tierra.


---------- Mensaje reenviado ----------
De: <dsanchezlihon@aol.com>
Fecha: 7 de agosto de 2016, 11:24
Asunto: 7 de agosto. De la razón moral. La mejor herencia. / Convocatoria al XVIII Encuentro Internacional Itinerante Capulí, Vallejo y su Tierra.
Para:


 
 
 
 
 


CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA
Construcción y forja de la utopía andina
 
2016 AÑO
CONSTRUCCIÓN DE CONCIENCIA
Y CONCRECIÓN DE SOLUCIONES
 
AGOSTO, MES DE LOS NIÑOS,
DE LA JUVENTUD, LAS COMETAS,
EL DEPORTE, EL FOLCLORE Y
DE LOS PUEBLOS INDÍGENAS
 
CAPULÍ ES
PODER CHUCO
 
SANTIAGO DE CHUCO
CAPITAL DE LA POESÍA
Y LA CONCIENCIA SOCIAL
 
*****
 
7 DE AGOSTO
 
 
DE LA
RAZÓN
MORAL
 
 
FOLIOS
DE LA
UTOPÍA
 
LA
MEJOR
HERENCIA
 
 
Danilo Sánchez Lihón
 
 
La verdadera felicidad
consiste
en hacer el bien.
Aristóteles
 
 
1. aunque
 las distancias
 
La madre día a día ha ido trayendo el poco dinero que gana y lo junta al lado de lo que los hijos también aportan producto de ayudar en una y otra tarea, semana tras semana.
Han transcurrido ya los dos meses de vacaciones de principios de año. Y hacen una lista de los gastos indispensables que necesariamente se tienen que afrontar, como es pagar la luz, el agua, el gas, los arbitrios.
Pero ocurre siempre que hay que hacer supresiones importantes en la lista de gastos, puesto que no alcanza lo percibido para cubrir lo ineludible, que siempre sobrepasa lo obtenido.
Por eso, se ha recortado la ración de pan, suprimido el rubro pasajes para mejor caminar, aunque las distancias son largas y pesadas.
Porque algo tiene que quedar de ahorros para la matrícula y ojalá alcance para algunos útiles escolares de los dos hijos que van al colegio secundario.
Ello es, en este año, a cuarto grado el hijo varón, y a segundo año la mujercita.
 
2. Con toda
paciencia
 
Justo hoy que es día de matrícula en el colegio. Y tocan a la puerta.
– Señora por favor, cámbieme este billete. Tengo que comprar medicinas urgentes en la farmacia y como es temprano dicen que no tienen vuelto.
– Pero cien soles es mucho.
– Hágame el favor. Es medicina urgente para mi hijita. Y nadie me quiere hacer el favor de cambiarme.
– No sé si me alcance.
– A ver, vea pues, señora. Yo espero hasta que usted cuente.
– Tendrá que esperar, porque voy a demorar contando el sencillo que tengo. ¿No le importa que le dé sencillo?
– No, señora. Justamente es sencillo lo que necesito.
– Primero voy a ver si me alcanza.
– ¡Sí, señora! – Vaya nomás señora. Yo espero aquí, con toda paciencia.
 
3. Está
contenta
 
Y mientras avanza se conduele pensando en el apuro en que el hombre está sumido. Además, ¿qué mejor que el sencillo acumulado sol a sol, cambiarlo con algo más presentable? Sería bueno llevar un solo billete y pagar el importe de la matrícula de sus dos niños, que cada uno suma 50 soles.
Entra al cuarto y saca el frasco donde tiene todo lo ahorrado: son algunos billetes de a diez, y hasta hay uno de veinte soles, cuidados con tanto esmero y sacrificio.
Pero abunda más el sencillo en monedas de cinco, dos y de a un sol. Y muchas monedas de 50 céntimos.
Después de contar, sale. Y ahí está el hombre esperando. Y hace que cuente moneda tras moneda, y los billetes ajados que chequean una y otra vez.
Recibe el billete de cien soles que guarda celosamente en su bolsillo ajustándolo a una ranura para que no se caiga ni pierda.
Está contenta, porque lo ahorrado justo alcanza los cien soles para pagar 50 más 50; quedando algunas monedas para cocinar el almuerzo de hoy día.
 
4. ¿Y,
quién?
 
Ya en el colegio espera pacientemente en la cola. Llegado su turno da los nombres de sus hijos, el grado en el cual se matriculan. Revisan los documentos. Todo está bien. Y ella entrega el billete doblado en cuatro partes.
El tesorero lo extiende sobre la mesa en la cual atiende e inmediatamente dice:
– ¡Este billete es falso, señora!
– ¿Cómo?
– ¡Es falso!
– ¡Cómo va a ser falso! Es el producto de mi trabajo de todos los días.
– Pero, ¿nadie le ha cambiado antes? ¿Dónde le han dado? ¿Y, quién? ¿Alguna persona conocida, o quizás un extraño?
La señora se queda helada. No sabe qué responder. Otros padres se acercan.
– ¡A ver! –Dice uno de ellos que aparenta ser hombre de negocios.
 
5. Sorprendidos
y pasmados
 
– Sí. –Concluye después de examinarlo–. ¡Es falso! Pero, ¡qué bien impreso que está! ¡Parece legítimo!
A la señora le cruzan las imágenes del hombre suplicante. Y del sencillo que moneda tras moneda ha ido contando hasta llegar a cien soles a fin de cambiarlo.
Avergonzada sale del colegio y camina tambaleante con el billete falso en la mano, a ratos deteniéndose en el largo trayecto, a llorar de impotencia, rabia y desamparo. Y ahora, ¿qué hacer?
Al sentirla llegar sus hijos corren alegres y felices a abrazarla, y a preguntar si ya están matriculados cada uno en su sección respectiva.
– Pero, ¿qué te ocurre mamá? –Le preguntan, sorprendiéndose de verla entrar tan abatida.
Está demacrada. Les cuenta que no ha podido matricularlos y cuál es el motivo. Y les muestra el billete falso que pasa de mano en mano de los hijos que lo escudriñan sorprendidos y pasmados.
 
6. No podemos
 perderlo
 
La consternación es grande. En el almuerzo no se toca el tema pero comen en silencio.
En la tarde la madre reúne a sus dos hijos y les pregunta:
– ¿Qué hacemos?
Una amargura total domina los rostros de los muchachos. Habla el mayor de ellos.
– Lo cierto es que no tenemos otros recursos para matricularnos. Pero el dinero que hemos ahorrado es honesto, que nos ha costado trabajo, privaciones y sacrificios obtenerlo.
La jovencita completa la idea diciendo:
– No podemos perderlo. Cambiemos como sea el billete, y yo me ofrezco a hacerlo.
– Yo también puedo intentar cambiarlo. –Se envalentona el mayor.
Pero su madre reacciona,, diciéndoles:
 
7. Eso
nos salva
 
– Escuchen bien hijos míos. Yo quisiera que me escuchen bien hoy día. El dinero es útil y valioso. Ya ustedes saben lo escrupulosa que soy en ahorrarlo.
– Mirado el billete, mamá, ¿quién creería que es falso? ¡Es idéntico a uno bueno! ¡Hasta tiene el hilo de la marca! ¡Podemos cambiarlo! ¿Por qué ser siempre las víctimas?
– Justamente, no quiero que seamos víctimas pero tampoco victimarios. ¿Qué tal si la engañada en esta cadena es una madre con unos hijos mucho más débiles que nosotros que tenemos nuestros brazos fuertes? ¡No! ¡Eso no! ¡Nunca consentiré que eso puedan hacer mis hijos!
La madre con las manos que le tiemblan coge el billete y lo rompe varias veces en mil pedazos, hasta hacerlo añicos.
– Porque hay un valor mucho más grande que el dinero hijos míos, ¡y es ser personas honradas! Esa es la fuerza moral que nos hace vivir y triunfar venciendo mil dificultades. ¡Y nunca dejen de hacer el bien, porque eso nos salva.
 
 
*****
 
Los textos anteriores pueden ser
reproducidos, publicados y difundidos
citando autor y fuente
 
 
Obras de Danilo Sánchez Lihón las puede solicitar a:
Editorial San Marcos: ventas@editorialsanmarcos.com
Editorial Papel de Viento: papeldevientoeditores@hotmail.com
Editorial Bruño, Perú: ventas@brunoeditorial.com.pe
Ediciones Altazor: edicionesaltazo@yahoo.es
 
 
  *****
 
CONVOCATORIA
 
XVIII ENCUENTRO INTERNACIONAL
CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA
 
TELÚRICA DE MAYO, 2017
 
LIMA:
 LUNES 22
 
TRUJILLO:
 MARTES 23
 
GUADALUPE
MIÉRCOLES 24
 
CHEPÉN
MIÉRCOLES 24
 
OTUZCO
 JUEVES 25
 
HUAMACHUCO
 JUEVES 25
 
SANTIAGO DE CHUCO:
 VIERNES 26
 SÁBADO 27
 
CACHICADÁN
 DOMINGO 28
 
ANGASMARCA
DOMINGO 28
 
TODO EN EL MES
 DE MAYO DEL AÑO 2017
 
*****
 
PÁGINA WEB
HACER CLIC AQUÍ:
 
 
DIRECCIÓN EN FACEBOOK
HACER CLIC AQUÍ:
 
 
*****
 
Teléfonos Capulí:
393-5196 / 99773-9575
 
 
Si no desea seguir recibiendo estos envíos
le rogamos, por favor, hacérnoslo saber.