martes, 20 de septiembre de 2016

JUAN CRISTOBAL : hinostroza



MEMORIAS: DESENCUENTROS CON INTELECTUALES Y POLITICOS PERUANOS: RODOLFO HINOSTROZA
ENJUICIAMIENTO. (Aparecido en el blog "Piel de Leopardo", Chile): "Con el auspicio de una serie de instituciones encabezadas por la Presidencia de la República de Chile, una serie de Municipios de la zona metropolitana, la Marina de Guerra, la Universidad de Chile, la Fundación Neruda, en fin, y una serie de embajadas –México, Estados Unidos, Colombia, España, Argentina–, el diario El Mercurio y otro importantes centros de difusión cultural, el poeta Memet preside y dirige "Chile Poesía". Más allá de los vínculos de sus patrocinadores con el que hacer poético (o con el interrogante de qué hacer con la poesía) la entidad llamó a un IV Encuentro internacional de poetas bajo la consigna de "borrar fronteras". Que fue exactamente lo que hicieron los distinguidos invitados de Argentina, Brasil, Colombia, Cuba, Estados Unidos, México y Venezuela, al cruzarlas para llegar a Chile y participar en él entre el 17 y el 25 de marzo de 2007.

Distinta fue la conducta de otro poeta, peruano también. Rodolfo Hinostroza quizá quería recitar a bordo del buque, así que frente al delicado desequilibrio que planteara su colega y compatriota señaló, acaso "memetianamente", que "el pasado es ceniza".
Hinostroza tuvo su respuesta en Lima. El escritor –poeta en serio– Juan Cristóbal, viejo amigo de Jorge Teillier (las cartas de Teillier a Juan Cristóbal –Jorge Teillier, Correspondencia con Juan Cristóbal– fueron recogidas en un volumen publicado en Perú por Álvaro Ruiz, por lo que eso de borrar o cruzar fronteras no es nuevo) escribió a Hinostroza un recado.
Respuesta de Juan Cristóbal a Rodolfo Hinostroza".

EL PASADO NO ES CENIZA
En el marco del triste papel que algunos escritores hicieron en Chile, cuando el recital en el Huàscar, Rodolfo Hinostroza dijo una frase que, al parecer, ha pasado inadvertida. Dijo con el mayor desparpajo: "La poesìa es fuego, el pasado ceniza". Esto lo dijo en el "Huáscar". Esto, en el contexto realizado, tiene muchas y variadas interpretaciones. Trataremos de acercarnos a algunas.
-Si el pasado es ceniza, entonces todo nuestro pasado –y en particular la Guerra del Pacífico– hay que olvidarlo. Por lo tanto todo lo que el significa.
–Si el pasado es ceniza, hay que olvidarnos de nuestras raíces culturales y existenciales.
–Si el pasado es ceniza, los problemas nacionales no cuentan para nada. Si el pasado es ceniza sólo el presente es valedero.
–Si el pasado es ceniza, sólo, según la expresión, la poesía o literatura interesa, no el desarrollo del hombre y su conciencia histórica.
–Si el pasado es ceniza, sólo la forma presente cuenta, no los contenidos del pasado, que hay que echarlos al olvido.
Todo lo cual es una forma perversa y deshonesta de pertenecer a una realidad històrica. Es aceptar su destino apoyarse, de forma sumisa, en la consolación literaria. Es no aceptar su responsabilidad como ser humano ante su sociedad. Es crear una ficción de su "libertad". Porque el pasado es toda nuestra existencia. Es necesario no desconocerlo, aún cuando haya sido angustioso y lacerante, hay que enfrentarlo.
Y enfrentarlo no es negarlo, sino señalar todos sus errores y virtudes. Se puede ser reaccionario, es decir, ir contra la esperanza de la historia, pero no se puede caer en el miedo y la cobardía. Y Rodolfo Hinostroza lo ha hecho. Ante los marinos y escritores chilenos.

RODOLFO HINOSTROZA DIFAMA A JAVIER HERAUD.DEFENSA DE JAVIER.
De pura casualidad, mientras buscaba ensayos o testimonios sobre la poesía de Javier Heraud, me encontré con este artículo de Rodolfo Hinostroza, escrito en la revista CARETAS, edición 2130, el 20 de mayo del 2010, bajo el título de "Javier Heraud: el burgués guerrillero" En sus partes más enconadas dice Hinostroza sobre Heraud: "Javier fue el poeta-mártir de nuestra generación, pero nada hacía presagiar que lo fuera, pues era un chico de familia burguesa, educado en el exclusivo colegio Markham, y estudiante de la Universidad Católica cuando todavía era regentada por los curas… Javier era un pata casi demasiado alto, desgarbado y medio agachado como si le incomodase ser tan alto, además de huesudo, pacato, snob y buena gente. Tenía una cara larga, medio caballuna, medio lúgubre por efecto de sus grandes y oscuras ojeras, y hablaba con un acento irremediablemente pituco. Tenía un inglés perfecto, que además enseñaba nada menos que en mi ex colegio Guadalupe, citaba a Shakespeare de memoria, a Juan de Mairena de memoria, y era el engreído de los profesores de literatura, de los críticos, de los escasos editores…Como ya lo he dicho en alguna parte, esa historia de las becas fue solo un señuelo de Fidel Castro para embarcarnos, a nosotros y a muchachos de Argentina, de Colombia, de Guatemala, de toda América Latina, en su proyecto, anunciado en la Conferencia Tricontinental de La Habana, de exportar la revolución a toda la América Latina, utilizándonos como guerrilleros, o más bien como carne de cañón. Fue un engaño, una estafa, una trampa, que después quisieron hacer pasar por "la voluntad soberana de los estudiantes", pero que solo fue un enorme embarque para alimentar los fines geopolíticos de Cuba…. El caso de Javier es curioso y meritorio, porque él sí tenía una verdadera beca en Checoslovaquia para estudiar cine con el maestro Joris Ivens, y podía haber continuado viaje, pero se quedó en Cuba con nosotros, aunque no tenía ni las más mínimas condiciones para guerrillero. Era grandazo, sí, pero torpe y desmañado como él solo, y sospecho que tenia pie plano, porque cuando se trataba de cruzar un arroyo "por las piedrecitas", el único que pisaba mal era Javier y terminaba cataplum de culo en el arroyo, y ni qué decir de los resbalones, golpes y heridas, pues él ostentaba el récord de ellas, pero no quería quedarse atrás. Sin embargo Javier disonaba en ese ambiente popular, grosero y hasta belicoso conformado por el resto de los becados, que me recordaban mucho a mis compañeros del Guadalupe, y desde un principio se lo hicieron notar. Nosotros éramos cholos egresados de los rudos colegios nacionales, y no gringos amariconados que hablaban inglés. La bronca se olía en el aire…Cuando hablé con Javier, en un jardincito frente a la casa donde habitábamos, me comunicó que él ya había decidido enrolarse en la guerrilla, pero igual conversamos. Yo le dije, básicamente, que el Perú no era Cuba, y en nuestro enorme territorio, con el triple de su población, y con un gobierno no dictatorial, era imposible que una guerrilla de unas pocas docenas de personas tomase el poder en 6 meses, como nos lo había profetizado Castro, y continué en la misma línea de razonamiento, que Javier no objetó. "Entonces, por qué vas a la guerrilla?", le dije, y él repuso muy emocionado: "Sabes cuánto mido yo? Un metro ochenta y cinco, y siempre he sido el punto en el colegio, el gringo cojudo, el Grandazo por las Huevas. Siempre todo el mundo me ha pegado porque yo no sabía defenderme, siempre me han tomado de punto, desde la primaria. ¿Entiendes? Seguro que a ti no te ha pasado eso…Pero ahora yo no me corro y quiero demostrarles, a ti y a todos del grupo, que soy tan hombre como cualquiera", me dijo mirándome a la cara, y yo lo comprendí, hondamente.
La familia Heraud en respuesta al artículo de Rodolfo Hinostroza mandó una carta a la revista, que la publicó con el título de: "Homenaje a Heraud, el 22 de mayo del 2010". La carta dice: "El artículo de Rodolfo Hinostroza de CARETAS 2130 sobre Javier Heraud está cargado de imágenes conceptuales y palabras tan gruesas como falsas, que distorsionan la figura personal del poeta. Es posible que la intención del autor sea menoscabar el sitio ganado por Javier en la literatura peruana y la imagen que proyecta en la juventud. Los que vivimos junto a él y leemos ese apretado cúmulo de falsedades, debemos contestar con la verdad y evitar la distorsión de la historia. Con propósitos que desconocemos, el autor arremete contra la figura de Javier empleando insólitas referencias que pretenden, en un solo artículo, negar la realidad que apreciaron todos aquellos que lo conocieron y trataron, ya sea respecto a su aspecto y condiciones físicas, a su envidiable intelecto, a su calidad poética o a su coraje personal. Esta carta pretende evitar que las nuevas generaciones de peruanos puedan verse sorprendidas ante la ridiculización del artículo mencionado". Firman: Jorge Heraud Pérez, DNI 07833101 / Victoria Heraud Pérez de Lazarte, DNI 08228617 / Cecilia Heraud Pérez, DNI 08781466 / Marcela Heraud Pérez de Becerra, DNI 08783576 / Gustavo Heraud Pérez, DNI 07783599 /
También el artículo de Hinostroza obtuvo respuesta inmediata por parte del escritor Dante Castro Arrasco, que en su blog "La fruta del cercado ajeno" (ver) el viernes, 21 de mayo, 2010, le responde con el artículo titulado "INFAMIA Y DISPARATES CONTRA JAVIER HERAUD".
Pero los ataques y las infamias de Hinostroza no quedan allí. En el blog "Nosotros matamos menos-monos con metralletas". en entrevista de Juan Carlos Irigoyen, el 6 de agosto de 2012., a propósito de su libro "Pararrayos de Dios" dice, en el artículo "No le dan el diploma de poeta a cualquier cojudo", y entre otras cosas dice:
-De tus crónicas, una de las más controversiales es la de Javier Heraud. No niego que tiene algo de homenaje, pero sobre todo es una desmitificación, una desmitificación bien dura…
¿Por qué dura? Yo no la encuentro dura, francamente. Yo sé que tú estás pensando en la conversación que narro al final; esa es la conversación entre dos muchachos de diecinueve años que están decidiendo si van o no a dejarse matar, como se hizo matar Heraud. Yo tengo todo el derecho de contar lo que cuento. Me he guardado cincuenta años esta conversación y la pongo ahí tal cual ocurrió. Me hubiera parecido terrible omitir algo tan importante como esa conversación con Heraud, que es parte de mis memorias de la guerrilla y de Cuba…
-La impresión que le queda a uno luego de leer la crónica es que Javier Heraud se dejó matar por huevón, o peor aún, para no quedar como un huevón.
Pero es que así fue. Eso es lo que quería. Le hacían bullying al pobre Javier. Él es una de las primeras víctimas de bullying en el Perú. En el Markham siempre lo trataban mal, le metían cabe, le metían la mano, yo sé lo que son esas cosas, porque yo he estudiado en el Guadalupe, que era un colegio más bravo, y se metían con los blanquitos. Como soy medio blanquito sufrí algún intento de ataque, pero yo les metía un patadón bien dado y ni más se metían conmigo. Yo me solidarizo con Heraud porque sé muy bien lo que pudo haber pasado. Pero su destino no fue el más trágico ni mucho menos, el de Chirinos Cúneo fue tan terrible como el suyo, sin duda.
La escritora Victoria Guerrero Peirano, en su blog "Lima en escena", artículo "Javier Heraud no es ningún cojudo", con fecha 13/agosto/ 2012, dice:
Esta semana el poeta Rodolfo Hinostroza hizo declaraciones polémicas en el blog NMM (Nosotros Matamos Menos, 6/8/ 2012)). He leído, a través del Facebook, a mucha gente alabarlo por "ser directo y franco". Lo siento, pero a mí la entrevista me supo bastante mal por ese tufillo de superioridad…
Ahora resulta que la vida y la muerte de Javier Heraud se explican por un supuesto "bullying" que sufriera en su etapa escolar. Dice Hinostroza: "Le hacían bullying al pobre Javier. Él es una de las primeras víctimas de bullying en el Perú. En el Markham siempre lo trataban mal, le metían cabe, le metían la mano, yo sé lo que son esas cosas, porque yo he estudiado en el Guadalupe, que era un colegio más bravo". Es decir, que toda una vida vivida con intensidad, tanto en el campo artístico como en el político, se resume a una palta del "pobre Javier".
(Cuando me doy con todas estas revelaciones, para mí tardías, escribo dos pequeños artículos en mi Facebook, a fines de diciembre del 2012, donde digo lo siguiente, que, después de algunos datos conseguidos, ha tenido pequeñas variaciones respecto al original):
CONFESION TARDIA: DEFENSA DE JAVIER HERAUD. (21 / 12 / 2012)
(primer artículo)
A propósito de la reciente muerte de un poeta del 60, estuve revisando, a través de Google, sobre su vida y poemas y me encontré una defraudante sorpresa: Rodolfo Hinostroza, el mismo que en un evento literario en Chile, avalado, entre otras instituciones, por la Marina chilena, leyera unos poemas en el "Huáscar" y dijera "El pasado es ceniza", a lo que le respondí con un artículo ("El pasado no es ceniza" que me publicaron en Chile, ya que aquí algunos diarios no lo aceptaron), había publicado en varios blogs y en la revista "Caretas" (como se puede ver en Google), varios artículos de una bajeza insoportable contra el poeta y guerrillero Javier Heraud. Decía, entre otras varias arbitrariedades que lindaban con la soberbia y el egocentrismo, que Javier había sido el primero que había sufrido de "bulling" en el país y por eso se explicaba su carácter, y lo trataba "del pobre Javier". En Caretas lo trata de "burgués guerrillero". Al conocer todo esto siento una profunda vergüenza intelectual y militante. Y no comprendo cómo los amigos literarios de Javier no le enrostraron a Hinostroza, en su momento, su malévola y perversa actitud. Se, por fuentes de confianza, que sus amigos militantes se reunieron y a nombre de uno de ellos le respondió a Hinostroza, pero la revista CARETAS no publicó la respuesta.. Me parece verdaderamente inmoral esta actitud de Hinostroza, que la siento en carne propia, y lamento no haberla conocido antes, y sí lastimosamente, tarde.
(segundo artículo)
DEFENSA (FINAL) DE JAVIER HERAUD. 23 /12 / 2012
Los principales ataques de Hinostroza, después de leerlos con mayor calma, contra Javier Heraud, tiene, finalmente, para mi, aparte de la soberbia, perversidad, falsedad en los comentarios y argumentos de Hinostroza, un elemento de fondo que es importante sacarlo a la luz: es la crítica (desvergonzada y artera) contra los principios e ideales comunistas que enarbolaba nuestro emblemático poeta guerrillero. Es decir, desde la orilla desde la cocina de su posición derechista y reaccionaria, ataca a Javier, a Cuba, a Fidel, a sus posiciones revolucionarias, como los "mentirosos históricos" de esos ideales y sueños por los que lucharon tanto seres en los años 60. No era necesario llegar al insulto, al panfleto barato y altisonante, aparentemente maquillado de frases groseramente académicas, para mostrar el verdadero rostro de las posiciones. Una, la de Hinoztroza, cavernaria y malvada, y otra, la de Javier, llena de sueños y amaneceres. Esa lucha ideológica de clases llevó al poeta de "Consejero del lobo", a ser el lobo (feroz) de sus propias palabras y posturas, royéndose con ruindad sus entrañas. El tiempo y la historia ya lo están juzgando, entre pájaros y árboles.
POSTDATA (carta a Dante Castro):Como te decía siento haber informádome tarde sobre este papel tan nefasto y vergonzoso de Hinostroza, te agradezco el envio (artículo que sacó en su blog respondiendo a Hinostroza: JC)) que me haces, yo te cuento algo pequeño de Hinostroza: lo conocí cuando pasó por Chile y yo estaba exiliado, y él venía expulsado de culpa (eso me lo contaron algunos camaradas peruanos que habían estado en Cuba).,alli tuvimos algunas discusiones en presencia de Teillier, sobre el asunto cubano. En algún momento me pidió dinero prestado para pagar teléfono y la pensión, pues no le había llegado lo que le debían mandar, pero que llegaría, y me dijo que me lo devolvería en tres días. Nunca lo hizo, ni siquiera me pasó la voz o se disculpó o me dio alguna excusa antes de partir. Cuando me vio en Lima ni se acordó de ello. Siempre me pareció un acto menor. Y lo es. Pero en estas circunstancias, para mi, ya toma otra dimensión. Un abrazo.
juan cristóbal: teléfono 461-2550. celular: 989-852-137
facebook: juan cristóbal
la esperanza nos espera al pie de un abismo (benedetti)
y cuando soy feliz, veo bailar alondras en el viento.