sábado, 7 de junio de 2014

Fwd: 7 de junio. ¡Arica no se rinde! ¡Ni jamás se olvida! Diario de un combatiente. / Homenaje a Francisco Miñano




El 7 de junio de 2014, 13:23, <dsanchezlihon@aol.com> escribió:
 
 
 
 
 
 
CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA
Construcción y forja de la utopía andina
 
2014 AÑO
DE LA BATALLA DE LA LECTURA Y
ESCRITURA POR LA CONSTRUCCIÓN
DE UN MUNDO MEJOR
 
JUNIO, MES DE LOS NIÑOS,
DEL MEDIO AMBIENTE, DE LA GLORIA
DE ARICA Y DE LA IDENTIDAD ANDINA
 
CAPULÍ ES
PODER CHUCO
 
*****
 
PRÓXIMAS ACTIVIDADES
DE CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA
 
DÍA VALLEJO
EN PUERTO CALLAO
 
MARTES 17 DE JUNIO, 11 AM.
MUELLE DÁRSENA DEL CALLAO
 
MITIN POÉTICO
INSCRIPCIOES ABIERTAS
 
1 PM. ALMUERZO
DE CONFRATERNIDAD
 
*****
 
PRESENTACIÓN
DEL LIBRO
 
VALLEJO: YO QUE
SOLO HE NACIDO
 
DE
DANILO SÁNCHEZ LIHÓN
 
PANEL
 
CARLOS CASTILLO
ERIBERTO GALINDO
RAMÓN NORIEGA
FLORENCIA ROLDÁN
MANUEL VEJARANO
JULIO YOVERA
 
CONDUCCIÓN:
 
MANUEL RUIZ PAREDES
 
VIERNES 20 DE JUNIO. 7 PM.
INSTITUTO RAÚL PORRAS BARRENECHEA
UNIVERSIDAD NACIONAL MAYOR DE SAN MARCOS
COLINA 398. MIRAFLORES. LIMA, PERÚ
 
*****
 
HOMENAJE A DON FRANCISCO MIÑANO BENITES
PATRIARCA DEL VALLEJISMO EN SANTIAGO DE CHUCO,
EN EL XV ENCUENTRO INTERNACIONAL CAPULÍ,
VALLEJO Y SU TIERRA, EL 23 DE MAYO EN CEREMONIA
REALIZADA EN LA CASA DE LA EMANCIPACIÓN, EN TRUJILLO
 
ABRIR AQUÍ:
 
*****
 
7 DE JUNIO
 
 
¡ARICA
NO SE RINDE!
¡NI JAMÁS
SE OLVIDA!
 
 
FOLIOS
DE LA
UTOPÍA
 
 
DIARIO
DE UN
COMBATIENTE
 
Danilo Sánchez Lihón
 
 
1. Un resultado
victorioso
 
  Día 6 de junio. Cerca de la una de la tarde ha empezado el bombardeo. Los barcos de guerra Loa, Magallanes, Covadonga y Cochrane disparan desde el mar y la artillería chilena lo hace desde tierra.
El resultado para los defensores del morro ha sido victorioso y cerramos la noche con aplausos.
Se alcanzó a averiar a la Covadonga y se acalló una batería chilena con 4 cañones. Desde aquí diviso el fuego y las humaradas que desprenden.
He acompañado al coronel Bolognesi a pasar revisión por cada trinchera. Ha saludado y agradecido por la jornada. De cada emplazamiento surgen vivas al Perú.
Insólito. Al anochecer el ing. Teodoro Elmore ha traído un nuevo mensaje del ejército de Chile pidiendo la rendición.
Con esta ya son tres las veces en que Chile pide la rendición. Pero, ¡Elmore, hace ahora de emisario chileno! ¿Qué es esto? ¿Qué significa?
Como corresponde, Francisco Bolognesi lo ha tratado con desprecio. Y ni siquiera lo ha recibido. ¡Viva el Perú!
 
2. Se inicia
el ataque
 
 Día 7 de junio. Es el amanecer y velamos al pie de los cañones. ¡Qué honda vibración es este emblema, esta bandera en el alba, el Perú!
No hemos dormido. La noche es húmeda, fría y lóbrega. La neblina cubre los cerros y cala hasta el fondo de los huesos.
Son las cuatro de la mañana y ha sonado la diana de zafarrancho de combate.
Permanecemos de pie en los parapetos con el arma sujeta en nuestras manos y pegada a nuestro pecho o a nuestras entrañas.
A las cinco y quince del amanecer se pinta en el horizonte una línea negra que avanza.
Chile inicia el ataque.
Pronto hay fuego nutrido de fusilería. 
 
3. Aquí somos
hermanos
 
 La artillería chilena de los cañones Krupp desata un bombardeo infernal e implacable.
Son lanzadas oleadas de soldados chilenos. Los batallones Iquique y Tarapacá del Perú, a paso de trote, tratan de ganar la altura y son diezmados.
 Palmo a palmo son defendidas nuestras posiciones. Emerge como un titán Ramón Zavala, y cae.
 Aquí ya no hay jefes ni subordinados, clases ni jerarquías, rangos ni grados.
Todos somos hermanos que defienden, sin distingos ni diferencias de razas, ni procedencias.
Todo es síntesis gloriosa.
Se escuchan explosiones que hacen retumbar la tierra. Estallan los polvorines peruanos.
Me veo envuelto en una confrontación cuerpo a cuerpo, a balazo artero y bayoneta.
 
4. Lo propio
y lo ajeno
 
 La lucha es increíble.
Son las ocho y quince de la mañana y todo sucumbe en contra nuestra.
Estoy cerca de Bolognesi que sigue disparando revolver en mano.
Una bala le atraviesa el cráneo y cae salpicando con su sangre la tierra y cubriéndola con su cuerpo.
Todo El Morro cubierto por su cuerpo.
Estoy herido. Me he arrastrado hasta la pendiente donde podré arrojarme al abismo.
¡Hijos míos! ¡Ojalá que siempre se sepa cómo se luchó por el Perú en Arica!
¡Que por Arica siempre sean grandes los peruanos de toda condición, en toda circunstancia y en toda prueba!
Les dejamos una patria alta y sublime.
Nunca fue tan hondo y vibrante ser peruano. Sentir lo propio y extraño; lo que es tuyo, ajeno y contrario.
– ¡Ríndase! ¡Ríndase!
 
5. La vida
herida
 
 Eso gritan a Alfonso Ugarte que ha recogido la bandera de los soldados que la sostenían de a pie.
Pica su caballo y se arroja por el acantilado hacia el océano, casi por encima mío que yazgo tendido.
¿Dónde está Dios? ¿Estamos solos en el universo?
Difícil ser bravo y valiente sabiendo que todo es adverso, que todo escasea y es incierto. ¡Y aún así hemos sido bravos y valientes!
Veo y escucho el repaso de heridos con la bayoneta y el corvo. He rodado ladera abajo.
Inunda el olor y el sabor a sangre, a pólvora y a catástrofe.
Inunda el aliento, la respiración humana mezclada a polvo, a aceite y dinamita.
Inunda el olor a despojos ensangrentados, a pólvora quemada junto a la humedad salada del mar.
 
6. ¡Perú!,
qué inmensidad
 
He caído desde un farallón hasta una saliente de roca. Ahí quedo. Me cuesta moverme.
Me estoy muriendo.
He podido deslizarme, cayendo por el morro. Apenas me sostengo en una rendija de la roca con cara al mar.
Tengo perforado el abdomen y una desgarradura honda de bayoneta a la altura del omóplato.
 ¡Arica!, que nunca el Perú te olvide.
¡Y tú, amor mío! Dile a nuestros hijos que su padre se inmoló en Arica. Cuéntale que estuvo en este promontorio de lealtad y esperanza. Que estuvo en Arica y lo asume como un alto honor y un privilegio que la vida le ha deparado.
Desde aquí veo que el monitor Manco Cápac se hunde. Su tripulación flota en el agua y es ametrallada.
 Hay incendios por uno y otro lugar.
¡Perú, qué hondura y qué inmensidad tiene tu nombre!
 
7. Las calles de Arica
están rojas de sangre
 
Desde aquí veo el fusilamiento de compatriotas en las graderías del atrio de la iglesia.
Ha sido con descarga de fusilería cuando se encontraban totalmente inermes. Entre sesenta u ochenta personas.
La caballería enemiga por todo lado persigue heridos que atraviesan el campo y les dan muerte.
Las calles de Arica están rojas de sangre, sangre explosionada, sangre quemada, sangre que florecerá algún día.
No sé cuántas horas han pasado y sigo aquí convulsionando de frío y humedad y muerte.
Veo caer delante mío los cadáveres de los soldados peruanos muertos y que los chilenos arrojan al mar con su uniforme de bayeta blanca ensangrentada. ¡Es la bandera del Perú en el campo del honor! Son centenas que siguen cayendo delante de mis ojos. ¡Ojalá que el Perú jamás olvide este laurel a su esencia y presencia en el universo!
 
8. Los ataúdes
en hombros
 
Después de días reanudo estos apuntes, amor mío, y ya los escribo desde una posada en la ciudad.
No sé qué hora es. Ni cuántos días han pasado desde la batalla.
Han sido 1,300 peruanos muertos en batalla, de un contingente de 1,600.
Casi todos los jefes y oficiales han caído: Inclán, O'Donovan, Arias, Blondel, Zavala, Nacarino, Moore.
Me cuentan que el cadáver de Alfonso Ugarte fue rescatado de entre las olas donde bajaron a buscarlo los propios chilenos por la recompensa de mil pesos de oro que ofreció su madre.
Hoy día salgo para Lima.
Por mediación del gobierno de Brasil se esperaba para principios del mes de julio el ingreso a Arica del vapor "Limeña", a fin de recoger a heridos peruanos.
 
9. Todos aquí
son héroes
 
  Hoy, por fin ha llegado al puerto. Soy uno de los afectados más graves. También en ese buque serán transportados los féretros que contienen los restos de Francisco Bolognesi y Juan Guillermo Moore.
Sus cuerpos han sido exhumados de sus tumbas en la iglesia de San Marcos.
El ejército chileno antes de entregarlos realiza una ceremonia que incluye una misa, celebrada por el párroco José Diego Chávez.
Mientras se cumple la ceremonia la camilla en que me trasladan ha quedado detenida a un lado del terraplén del muelle.
A su paso hay una formación de honor de tropas chilenas con uniforme de parada.
Los ataúdes son llevados en hombros por una escolta de ese país y luego entregada a una escolta peruana.
Hasta a ellos, no les cabe duda, que a quienes están entregando ¡son héroes insignes! De allí su emoción. Pero, ¡todos aquí en Arica fueron héroes!
 
10. ¡Viva
el Perú!
 
 ¡Oh padre! ¡Oh don Francisco Bolognesi!
Padre mío que volví a encontrar en esta vida. ¡Sé que no se debe llorar! ¡Sé que un soldado debe mantenerse erguido, impávido e inconmovible en su puesto de combate! ¡Perdóname! ¡Sé que no debo llorar por ti, padre mío!
No lloré cuando vi de niño que se enterraba a mi abuelo querido. No lloré al ver caer al ejército en el Alto de la Alianza.
¡No lloré cuando vi saqueada y ardiendo a Tacna!
¡No se debe llorar! Pero al divisar tu ataúd y verlo avanzar por el muelle en un silencio que solo interrumpían el golpeteo de las olas, cargado ya por una guardia de honor de soldados peruanos y al ver a la multitud agolpada, primero silenciosa y después rugir:
– ¡Viva Bolognesi! ¡Viva el Perú!
Desafiando a la prohibición, a la bestialidad y a la muerte... ¡Padre!
Y al escuchar al poeta Federico Barreto enhiesto como un mástil en la tempestad, en lo más alto de la proa, alzar su voz desafiante, jugándose la vida, porque pese a la prohibición hizo resonar su verbo de fuego.
¡Oh padre! lágrimas hirvientes, sin yo quererlo, surcan mi rostro...
 
11. Arica es un altar
y un baluarte moral
 
Día habrá, muy pronto, en que mis hijos pregunten quién fue su progenitor.
Día habrá en que ellos y todos sientan un orgullo inextinguible en el alma.
Día habrá en que estas notas alcancen a llegar hasta tus manos y las manos de mis hijos, amor mío.
Pero más, ojalá que todo el Perú lleve siempre a Arica en el alma, porque eso los hará grandes. ¡Que sirva para ser mejores peruanos, siempre!
Porque cada palmo de tierra la hemos defendimos con nuestra sangre, nuestros pálpitos, el aliento de nuestras bocas y nuestros sueños. Con nuestra rabia y nuestra ternura, con ínclito e imperecedero amor.
Aquí se ha regado sangre amorosa, sangre que defiende, sangre ferviente.
Porque nunca se probó tanto una fe adorable en un altar tan hondo y empinado como en Arica.
 Por eso Arica será siempre nuestra.
Aquí ser Perú supera todo cálculo, toda lógica, toda racionalidad, toda medida y toda ciencia. Solo le cabe lo eterno.
Arica es una adoración, un ara, un baluarte moral. Un tabernáculo.
Por eso, ¡Arica no se rinde! ¡Ni jamás se olvida!
 
 
*****
 
El texto anterior puede ser
reproducido, publicado y difundido
citando autor y fuente
 
Teléfonos: 420-3343 y 602-3988
 
 
Obras de Danilo Sánchez Lihón las puede solicitar a:
Editorial San Marcos: ventas@editorialsanmarcos.com
Editorial Bruño, Perú: ventas@brunoeditorial.com.pe
Instituto del Libro y la Lectura: inlecperu@hotmail.com
Ediciones Altazor: edicionesaltazo@yahoo.es
 
*****
 
CONVOCATORIA
 
XVI ENCUENTRO INTERNACIONAL
CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA
 
TELÚRICA DE MAYO, 2015
 
LIMA:
MARTES 19
 
TRUJILLO:
MIÉRCOLES 20
 
HUAMACHUCO
JUEVES 21
 
SANTIAGO DE CHUCO:
VIERNES 22
SÁBADO 23
Y DOMINGO 24
 
TODO EN EL MES
DE MAYO
 
*****
 
PÁGINA WEB
HACER CLIC AQUÍ:
 
 
*****
 
Teléfonos Capulí:
420-3343 y 602-3988
99773-9575
 
 
Si no desea seguir recibiendo estos envíos
le solicitamos, por favor, hacérnoslo saber
 
 
 
 

 
 
 

 











--
Luis Anamaría http://socialismoperuanoamauta.blogspot.com/
http://centenariogeorgettevallejo.blogspot.com/
http://socialismoperuano.blog.terra.com.pe/
cel 993754274