viernes, 13 de febrero de 2015

Fwd: 13 de febrero. Mi hermano Guillermo. El cuarto cargador. / Hoy, viernes 13 de fefrero: Aula Capulí, en la Casa Museo César Vallejo Ynfantes: 6.30 pm. / José Alvarez Blas: Dioses y hombres de La Libertad.


---------- Mensaje reenviado ----------
De: <dsanchezlihon@aol.com>
Fecha: 13 de febrero de 2015, 8:12
Asunto: 13 de febrero. Mi hermano Guillermo. El cuarto cargador. / Hoy, viernes 13 de fefrero: Aula Capulí, en la Casa Museo César Vallejo Ynfantes: 6.30 pm. / José Alvarez Blas: Dioses y hombres de La Libertad.
Para:


 
 
 
 
 
 
 
CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA
Construcción y forja de la utopía andina
 
2015 AÑO
DE LA DEFENSA DE LA VIDA
Y DEL PLANETA TIERRA
 
FEBRERO, MES DE LOS HUMEDALES,
DE NUESTRAS LENGUAS NATIVAS, DE
RICARDO PALMA Y FEDERICO BARRETO
 
CAPULÍ ES
PODER CHUCO
 
*****
 
JOSÉ ALVAREZ BLAS
DIOSES Y HOMBRES DE LA LIBERTAD
PALABRAS DE PRESENTACIÓN
Los pueblos que no registran su historia son pueblos sin identidad, probablemente vivirán siempre en el olvido y la indiferencia… y la historia se escribe día a día, en las actividades cotidianas y las celebraciones, las fiestas que convocan a los hijos que migraron en busca de un futuro mejor y también a los que quedaron a la espera de tiempos mejores.
Mi propósito al hacer este libro fue pagar una deuda de gratitud con el pueblo que me vio nacer: Cachicadán, y a la vez contar su historia y la de otros pueblos de La Libertad, a través de las imágenes de sus fiestas y costumbres. Muchas de estas vivencias quedaron registradas en mi memoria infantil, cuando vestido de "negrito", de la mano de mi madre, tuve la suerte de asistir a la fiesta de la Virgen de la Puerta, en Otuzco y, en otras épocas, a la fiesta patronal de mi pueblo, a las corridas de toros en Coina y a los festivales de marinera en Trujillo.
Abrigo la esperanza de que estos pueblos recuerden su pasado y preserven sus tradiciones como un legado para las futuras generaciones, mientras miran hacia un mañana de desarrollo y progreso. Que las autoridades del gobierno central presten atención a las necesidades de esta región y que la difusión de sus bellezas naturales y su rico folclor contribuya a fomentar el turismo entre nacionales y extranjeros. Este libro es mi modesta contribución a mi país, como peruano y liberteño orgulloso de mi origen.
* Nació en Cachicadán, provincia de Santiago de Chuco. (Versión abreviada).
 
*****
 
PRÓXIMAS ACTIVIDADES
DE CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA
 
MESA REDONDA
 
EL QHAPAQ ÑAN,
GRAN CAMINO INCA
DEL ENTENDIMIENTO
Y SOLIDARIDAD
 
EXPOSITORES:
 
RAMÓN NORIEGA TORERO
SANTIAGO AGUÍ (TAITA SHANTI)
ANGÉLICA ARANGUREN PAZ
 
CONDUCCIÓN:
 
DANILO SÁNCHEZ LIHÓN
 
VIERNES 13 DE FEBRERO,
6.30 PM. CASA MUSEO
CÉSAR VALLEJO YNFANTES
JR. 28 DE JULIO 307. MAGDALENA
DEL MAR. LIMA, PERÚ.
 
*****
 
MIÉRCOLES 25 DE FEBRERO
 
PRESENCIA DE GABY VALLEJO
EN EL PERÚ
 
CONFERENCIA:
 
GABY VALLEJO:
 
 "LA PRIMERA MUJER AVIADORA FUE
BOLIVIANA Y SE FORMÓ EN EL PERÚ"
 
MESA REDONDA
 
CLAVES DE LECTURA
PARA NUESTRAS VIDAS.
TESTIMONIOS DE ESCRITORES
 
ROBERTO ROSARIO VIDAL
OSCAR COLCHADO
GABY VALLEJO
 
CONDUCCIÓN GENERAL:
DANILO SÁNCHEZ LIHÓN
 
MIÉRCOLES 25 DE FEBRERO. 6 PM.
CASA DE LA LITERATURA PERUANA
ANTIGUA ESTACIÓN DESAMPARADOS
A UNA CUADRA DE LA PLAZA MAYOR
LIMA, PERÚ
 
*****
 
LUNES 16 DE MARZO
 
CELEBRACIÓN
DEL NACIMIENTO
DE CÉSAR VALLEJO
 
EXPOSITOR:
FREDY PAJUELO
 
EN COORDINACIÓN
CON EL CENTRO CULTURAL
DE LA UNIVERSIDAD ALAS PERUANAS
 
LUNES 16 DE MARZO. 7 PM
AUDITORIO DEL CENTRO CULTURAL
DE LA UNIVERSIDAD ALAS PERUANAS
AV. CUBA 301. JESÚS MARÍA. LIMA, PERÚ
 
*****
 
13 DE FEBRERO
 
 
MI
HERMANO
GUILLERMO
 
 
FOLIOS
DE LA
UTOPÍA
 
 
EL
CUARTO
CARGADOR
 
 
Danilo Sánchez Lihón
 
1. Al salir
de la casa
 
Lo que he contado antes acerca de mi hermano Guillermo apenas es una de las múltiples anécdotas que tenemos en casa acerca de este hermano que es el "shulca" de los varones, quien nació un día como hoy, 13 de febrero, travieso, ocurrente y libre.
Aunque mi madre, cuando nació hizo este comentario, refiriéndose a que era el cuarto del género masculino. Dijo:
– Yo tengo que agradecerle a Dios y a la vida. –Y nos mira almibarada y con beneplácito, al punto que sus ojos se vuelven líquidos por las lágrimas.
– ¿Por qué, mamá?
– Porque con este cholito ya tengo a mi cuarto cargador.
Mi madre gusta que la engrían y es como una niña que hay que estarla mimando, y hasta gimoteando a su lado. Pero esta vez nos pusimos a llorar de a de veras. Y protestamos:
– ¡Mamá! ¡Un hecho tan feliz como el nacer de un hermanito lo haces triste!
– ¿Por qué? Yo siento felicidad que al morir me carguen mis cuatro hijos. ¿Qué mayor orgullo?
 
2. Por eso
se dice
 
Mi madre tiene ahora 96 años y goza de muy buena salud, al punto que se lo puede encontrar ahora mismo chateando en el internet. Pero se cumplió lo que aquella vez ella dijo cuando tuvimos que enterrar a papá.
Al salir de la casa lo cargamos Juvenal y yo adelante, con Jaime y Guillermo atrás, pesando muy firme en nuestros hombros, cada uno de nosotros parejo y elevado en cada esquina de su catafalco. Y ciertamente la vida triste y doliente parecía compensada en algo.
Fue un momento intenso frente a la puerta de la casa donde nacimos y donde nos criamos, bajo el sol de la mañana y justo en el umbral de nuestro hogar de infancia, donde él se arraigó y de donde nunca pudo será arrancado. Solo esta vez y para siempre. Y en hombros de sus cuatro hijos.
Desde allí en donde la gente se detenía horas a oírle tocar su guitarra, su mandolina, o su violín. Pero éramos los cuatro hijos en quienes él confiaba tanto, quienes lo trasladaban desde el lugar donde él naciera y quienes lo llevaban a enterrar a un lugar que nunca se sabe qué es.
Con una multitud reverente de gente que se quitaba el sombrero, aglomerada para acompañarlo en esa hora suprema. Fue allí que una señora mirándonos, y al vernos parejos, enterizos e incólumes, venidos el día anterior desde Lima, comentó con ese mismo orgullo que brillaba en los ojos de mamá cuando Guillermo nació, y que lo hizo decir:
– ¡Qué grandes hijazos había tenido don Danilo!
 
3. He
aquí
 
– ¡Mi cuarto cargador! –Lo llamó mamá a Guillermo al nacer. Y de eso yo nunca me olvido.
Pero mi padre más intelectual y prolijo, cuando él nació anotó con letra azul, uniforme y hermosa los datos que a continuación copio.
Y lo transcribo literalmente porque todos esos rasgos que detalla pinta de cuerpo entero todo lo que es mi hermano ahora.
Por eso se dice que el niño es padre del hombre y que de adultos reproducimos lo que fuimos de niños. He aquí lo que escribe mi padre de cuando él nació:
Guillermo Mauro nació el 13 de febrero de 1954 a las 2.40 de la madrugada.
El parto fue natural.
Después del síntoma de alumbramiento demoró una hora, máximo, en nacer.
Estuvimos presentes todos quienes formamos la familia: Sofía Gamboa, (abuela) Carmen Sánchez (tía). Danilo y Elvira (padres). Hermanos: Juvenal, Fredy, Rosita, Jaime, Sofía; y Elvia Castillo (la empleada)…
 
4. Y
se durmió
 
Pero observen por este apunte cómo en los hogares serranos y humildes, como ha sido y es el mío, nos llenamos de vida y de mundo viendo nacer a un niño allí en nuestras propias habitaciones, y no verlos llegar simplemente del hospital o la clínica. Escuchar el primer llanto de un bebé es escuchar el primer vagido de la creación, lo cual es una experiencia sublime. Y participar de todo el ajetreo en la casa, que ocurre además en las horas hondas de la madrugada. Pero el apunte de mi padre continúa diciendo:
…y la señora Luz Sánchez (partera o comadrona) quien llegó cuando ya había nacido el bebé, pero que continuó hasta que cayó el par.
Y, ¿qué es el par? ¡Yo no lo sé! Y no está aquí mi madre para averiguarlo, ni nadie de mi lar que lo sepa. Pero miren, como si nada anota que la señora partera llegó cuando el niño ya estaba afuera en este mundo. Entonces, ¿quién lo recibió en sus manos?
Pesó, ya vestido 5 kilos, o sea descontando la ropa 4 kilos y medio.
Vino al mundo en día sábado. Chupó perfectamente su lamedor de cebolla con miel de abeja.
Al succionarlo fue curiosa su desesperación; después hizo pizpiretas, pero luego emitió dos hondos suspiros y se durmió.
 
5. Nadie
sino él
 
En estos detalles que consigna mi padre yo encuentro todo el perfil de mi hermano de lo que ha sido después y es ahora: su vitalismo, su encanto de vivir, sus hondos sentimientos, y sobre todo su autonomía, graficado en aquel: "se durmió".
Porque en realidad él vino y cambió la vida de mi casa de infancia estricta y severa, porque trajo pensamiento divergente, hecho que le ha costado sacrificios y hasta martirios.
Distinto de sus hermanos mayores compuestos y temerosos, él se decidió a ser emancipado, a faltar a la escuela, ¡cosa tremenda!, que nunca nos hubiéramos atrevido Juvenal o yo, ¡jamás! Se dedicó a andar por los campos, a saber y saborear la vida. Y con ello rompió esquemas, paradigmas, horarios; pero a él le rompieron también a látigos.
Y es que hizo trizas los cánones de nuestra casa paterna, hecha en base a cumplimientos, tareas y obediencias inamovibles. Siendo él de los que no se someten, no se atienen a felicitaciones por su buena conducta, no le importa ningún halago externo, y eso cuesta dolor vivo.
Nos conmovió siempre su rebeldía, sus lágrimas solitarias que nadie sino él solo y escondido supo enjugar; sus ocurrencias, el amor a su tierra, el ser arisco, montaraz, inatajable. Y de salirse con las suyas cueste lo que cueste.
 
6. Y
eso cuesta
 
Nos mostró sin discursos ni peroratas que ser sumiso es fácil, lo difícil es ser autónomos. Que eso cuesta mucho y se paga con sufrimientos, chirriar de dientes y ostracismos. Pero pese a sus tremendas travesuras es el hijo al cual mi padre más quiso.
Su vida de niño era vagar por las montañas, los ríos, las parvas de trigo. El aventurarse en descubrir el universo tan prodigo en Santiago de Chuco que es un libro abierto de la naturaleza, por campos y senderos donde se perdía todo el santo día.
Pero ahora que lo pienso, ¿cómo vivir en un lugar como es mi pueblo e inhibirse cada minuto al espectáculo del cosmos, del paisaje y de la vida? Y del acontecer cotidiano, cuando al paso se encuentra con gente que va y viene del campo, una piara de mulos o toros, ovejas y cabras; una boda, un bautismo, una procesión, una marcha; ya sea bajo el sol esplendente o el cielo anubarrado, ya sea que sople el viento bramando entre los árboles o se meza ese aire quieto con olor a yerbaluisa, panisara o torongil.
Además, en Santiago de Chuco las calles se abren a mil caminos que nos llevan a poblados y caseríos donde siempre ocurre algo inusitado. Y si queremos ya estamos en el río, o en lo alto de una cumbre, o en medio de un bosque, a la vera de los sembríos; o en los molinos llenos de gente donde se muele habas, maíz o el trigo. Y participando en las faenas con la gente del campo.
 
7. Le dolía
dejarlo
 
¿Cómo perderse entonces todo eso? ¿Cómo dejar de entrar a una casa donde se celebra algo? ¿O done se llora a un ser querido que acaba de fenecer? Yo extraño no haber vivido todo eso. Y muchas veces me pregunto exhausto y cabizbajo recordando alguna puerta: ¿Cómo sería esa casa por dentro?
¡Cómo perderse los ritos, las costumbres, los gestos! Él no; él estaba ahí ¡y tenía razón!, aunque después le costara caro. Aunque después de recibir su castigo tenía el humor para contarnos cómo era. Hasta un día en que mi padre cansado de azotarlo más bien decidió quererlo, y tal como él era, honda y fuertemente, conmovido y redimido. Además con todo el encanto que él tiene y que subyugaba cuando era niño.
Entonces mi padre, antes de poder cambiarlo, resultó transformado por mi hermano, lo cual fue un hecho heroico, haciéndolo más tolerante y humano. Pero en el cariño de mi padre a él, no entrábamos nosotros. Era un cariño con sus propios códigos, de quien ganó su derecho a ser auténtico a costa de lágrimas, y a sentir y pensar por sí mismo: fuerte, valiente, irreductible.
Por eso, el lado del ataúd de mi padre que le tocó cargar a Guillermo fue también el lado que me tocó cargar a mí. Yo iba adelante y él atrás. Y no me explicaba en realidad ¡por qué pesaba tanto! Decía, ¡no puede ser! Más aún al subir la cuesta del cementerio que queda en una colina. Y es que mi padre desde dentro sentía la esquina del ataúd donde cargaba Guillermo y quería hacernos sentir que le dolía dejarlo, sentimental como él es, en este mundo.
 
 
*****
 
El texto anterior puede ser
reproducido, publicado y difundido
citando autor y fuente
 
Teléfonos: 420-3343 y 602-3988
 
 
Obras de Danilo Sánchez Lihón las puede solicitar a:
Editorial San Marcos: ventas@editorialsanmarcos.com
Editorial Papel de Viento: papeldevientoeditores@hotmail.com
Editorial Bruño, Perú: ventas@brunoeditorial.com.pe
Ediciones Altazor: edicionesaltazo@yahoo.es
 
*****
 
CONVOCATORIA
 
XVI ENCUENTRO INTERNACIONAL
CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA
 
TELÚRICA DE MAYO, 2015
 
LIMA:
MARTES 19
 
TRUJILLO:
MIÉRCOLES 20
 
HUAMACHUCO
JUEVES 21
 
SANTIAGO DE CHUCO:
VIERNES 22
SÁBADO 23
Y DOMINGO 24
 
TODO EN EL MES
DE MAYO, 2015
 
*****
 
CONVOCATORIA
 
A 50 AÑOS DE SU INMOLACIÓN:
 
HOMENAJE MUNDIAL A
LUIS DE LA PUENTE UCEDA
 
HÉROE, DEVOTO DEL APÓSTOL,
DIRIGENTE, BUEN CHUCO,
PAISANO, HOMBRE HONESTO
 
23 AL 25 DE OCTUBRE DEL AÑO 2015, EN
SANTIAGO DE CHUCO, SU TIERRA NATAL
 
*****
 
PÁGINA WEB
HACER CLIC AQUÍ:
 
 
DIRECCIÓN EN FACEBOOK
HACER CLIC AQUÍ:
 
 
*****
 
Teléfonos Capulí:
420-3343 y 602-3988
99773-9575
 
 
Si no desea seguir recibiendo estos envíos
le rogamos, por favor, hacérnoslo saber
 
 

 
 
 

 




--