miércoles, 9 de septiembre de 2015

Fwd: 9 de septiembre. Día de la Cocina Peruana. ¡Qué rico estuvo el gato! / Guillermo Ravelo Jara: Luis Felipe dio la vida por sus ideales. / Martes 22 de septiembre: Conmemoración. 100 años de la sustentación de la tesis de César Vallejo.


---------- Mensaje reenviado ----------
De: <dsanchezlihon@aol.com>
Fecha: 9 de septiembre de 2015, 9:46
Asunto: 9 de septiembre. Día de la Cocina Peruana. ¡Qué rico estuvo el gato! / Guillermo Ravelo Jara: Luis Felipe dio la vida por sus ideales. / Martes 22 de septiembre: Conmemoración. 100 años de la sustentación de la tesis de César Vallejo.
Para:


 
 
 
 
 
 
  
CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA
Construcción y forja de la utopía andina
 
2015 AÑO
DE LA DEFENSA DE LA VIDA
Y DEL PLANETA TIERRA
 
SEPTIEMBRE, MES DE LA PRIMAVERA,
DE LOS DERECHOS CÍVICOS
DE LA MUJER, EL NIÑO Y LA FAMILIA
 
CAPULÍ ES
PODER CHUCO
 
*****
 
PRÓXIMA ACTIVIDAD
 
CONMEMORACIÓN
MARTES 22 DE SEPTIEMBRE
6:30 PM.
 
100 AÑOS
DE LA SUSTENTACIÓN
DE LA TESIS
DE CÉSAR VALLEJO
 
PANEL:
 
JORGE KISHIMOTO
FRANCISCO TÁVARA
DANILO SÁNCHEZ LIHÓN
 
ACTUACIÓN
ARTÍSTICA
 
FREDERIK SOTOMAYOR
 
Auditorio
JURADO NACIONAL DE ELECCIONES
Av. Nicolás de Piérola 1070
También Jr. Lampa 946
Centro histórico de Lima
 
Ingreso libre
Se agradece su gentil asistencia
 
*****
 
HOMENAJE MUNDIAL
A LUIS DE LA PUENTE EN EL 50
ANIVERSARIO DE SU INMOLACIÓN
LUIS FELIPE DIO LA VIDA POR SUS IDEALES
Cuando cursábamos el Tercer Año de primaria en la escuela del Señor Saavedra, desde ahí mi recuerdo, llega un "gringuito" que se hace notar al principio por su terror al zurriago, castigo al que los natos de la escuela ya estábamos acostumbrados. Pero que después se hace notable porque logró cohesionarnos. Desde entonces, todo lo hacíamos en grupo, estudios, juegos, inquietudes. Fuimos buenos alumnos, creo yo. Nos alejamos un tiempo cuando después de pasar los dos últimos años en el Centro Viejo, él viajó a Trujillo. Ya en la etapa de vida profesional su pasión por la política lo alejó de nosotros. Sin embargo hemos vivido pendientes de su suerte hasta su desaparición, que hasta hoy lloramos y lamentamos.
Los grandes hombres, me dice un amigo, tienen el don de la premonición. Esta sentencia se confirma en el caso de Luis Felipe: Una noche, anterior al día de su partida para su misión guerrillera en la que sucumbió, ignorábamos en aquella oportunidad sus planes de lucha, fuimos invitados a su casa para cenar, un pequeño grupo de amigos santiaguinos. La reunión transcurrió amena y emotiva, con la inagotable riqueza de anécdotas de nuestro pasado, reímos y bromeamos, pero sus ojos reflejaban tristeza.
"Carmela te ha preparado una sorpresa" me susurró Luis Felipe, ¿Qué sería? nada menos que el trago de mi predilección, un sabroso Cuba libre. A mí me caía muy bien aquella bebida, pero presumo que a él le agradaba el nombre, por ser reciente el triunfo de Fidel Castro en Cuba, con quien estuvo identificado plenamente. Pareciera que quiso despedirse de su primer grupo de amigos, y quizás presagiando también despedirse de la vida. Digo "pareciera", porque fue parco en comentar sus proyectos y sus metas con nosotros, pues trató de que la tertulia fuera para hablar de Santiago de Chuco y nada más. Falta espacio y elocuencia para seguir hablando de él. Me basta decir que fue un amigo de verdad, un buen hijo también, buen esposo y un infatigable defensor de todo lo justo. A Luis Felipe De La Puente Uceda lo recordamos siempre con cariño y con admiración, pues a pesar de lo prematuro de su movimiento dio la vida por sus ideales.
GUILLERMO RAVELO JARA
 
*****
 
9 DE SEPTIEMBRE
 
 
DÍA
DE LA COCINA
PERUANA
 
 
FOLIOS
DE LA
UTOPÍA
 
¡QUÉ RICO
ESTUVO
EL GATO!
 
 
¿Quién al gato
no dice gato gato?
César Vallejo
 
 
Danilo Sánchez Lihón
 
 
1. Desprevenidos
e inocentes
 
Cuando ya están los platos servidos delante de mis tíos y también de mi papá, a quien no tengo cómo avisarle que aquello que van a merendar es carne de gato, empiezan a comer con gusto inusitado.
Se dedican a picar con el tenedor, a cortar con el cuchillo y a llevarse considerables bocados del "chanchito" a la boca, que engullen con insaciable deleite.
El horno ha puesto a la carne unos dorados intensos que bajan desde el bruñido chamuscado del lomo, pasando por el rojizo dorado de los costados, al amarillo perla del vientre del animal.
Mientras, mi madre y mis tías entran y salen disimulando la risa que se dibuja en sus rostros y que las delata.
Rictus convertidos en carcajadas cuando corren disimulando hasta la sala, apretándose manteles en la boca por los corredores.
Y sacudiéndose de risa al no poder encubrir el nerviosismo que les da el de ser cómplices de estar dando de comer gato en vez de chanchito a sus respectivos maridos.
¡Ay, mujeres, mujeres!
Y sobre todo al ver la voracidad y el gusto con que lo comen los varones desprevenidos, ingenuos e inocentes como en verdad lo somos.
 
2. Resistir
la tentación
 
– ¡Que sabroso les ha salido esta vez el chanchito les ha salido! –Todavía les alaban
– ¡Es que tiernito ha sido el lechón!
– ¿Cómo lo han aderezado esta vez, ah? ¡Y quién lo hizo para felicitarla!
– Todas hemos sido. Y le hemos puesto hartos ajos, azafrán y perejiles. –Dice mi tía Carmen con la misma solemnidad con que va a misa los días domingos.
– ¡Caray! ¡Esto está muy bueno!
Comen con tanto gusto que yo veo que las mismas mujeres que lo han preparado.
Pese a que tienen resquemores, no resisten la tentación de piñizcar la carne y llevarse a la boca pedacitos de ese potaje apetitoso.
Y de paso quieren dárnosla a nosotros, que la rechazamos de plano, con un movimiento contundente de cabeza de izquierda a derecha y de pasos enojados alejándonos de tentaciones malignas.
Y otra vez renuevan el plato para los varones adultos que piden se les repita la porción, y que lo sirven con un rico arroz graneado de mote y papas revueltas.
 
3. Estallidos
de risa
 
Cuando mis tíos y mi padre ya terminan el segundo plato, ya iban a aceptar el ofrecimiento de una tercera repetición, cuando mi abuela Sofía sentándose a comer se le escapa decir:
– ¡Pero a mí por si acaso cuidado con que me vayan a servir gato, ah! –Y lo dice con un tono airado de resondro para con sus propias hijas.
Lo que provoca primero el espanto de mi madre y de mis tías, y luego un estallido de risas y carcajadas incontenibles ante el asombro de mi tío Leoncio primero, de mi tío Francisco después, de mi tío Juan posteriormente y de mi propio padre al final, quienes miran presas de pánico sus platos ya terminados.
Y, retirándolos de cerca de sus cuerpos, dicen:
– ¿Están bromeando ustedes, no?
Otro retruca:
– ¿Es chanchito, o qué?
– ¿Qué es señora Sofía la comida? –Le pregunta directo mi tío Francisco con ansiedad y dirigiéndose a mi abuela.
– ¡Nada! ¡Nada! –Saltan a decir mi madre y mis tías–. ¡La mamá Sofía no tiene por qué responderles nada!
– ¿No es chanchito al horno esto que hemos comido?
 
4. ¡Y
del bueno!
 
– ¿Qué nos han servido, ¡por Dios!, mujeres?
– ¡Es gato! –Les aclara sin conmiseración y con toda franqueza mi abuela, mientras las mujeres no dejan de reír, doblándose hacia delante y hacia los costados apoyándose entre ellas mismas. Y hasta cayéndose al suelo por la hilaridad al sentarse mal en las sillas.
– ¿Es gato?
– ¡Qué va a ser gato!
– ¡Por favor, no nos vayan a hacer eso! –Siguen rogando, preguntando y consolándose asimismo los hombres.
– ¡Les vamos a creer a ustedes! ¡Están tratando de asustarnos! –Dice el tío Juan, tranquilizando a los demás.
– Tranquilos todos. ¡Esto es chanchito en cualquier lugar del mundo adonde se vaya!
– ¿Acaso no sabemos probar? ¡Siéntense tranquilos. Ellas están bromeando. Y sigamos comiendo.
– ¡Porque el gato no creo que sea tan rico!
– ¡Jamás! ¡El gato me han dicho que por más que se cocine bien siempre es aguachento!
– ¡Esto es chanchito y del bueno, donde quiera que estemos!
 
5. ¡Qué
va a ser!
 
– ¡No se asusten, muchachos! ¡Las mujeres siempre son bromistas!
– ¡Qué va a ser gato! ¡No creo que estas mujeres sean capaces de hacernos eso a nosotros que tanto las queremos, las mimamos y respetamos!
– ¡Elvira! –Llama papá a mi mamá, que se desternilla de risa por afuera.
– ¡Hijos! Ustedes, ¿que han visto?
– Es gato, papá–. Les decimos los niños que hemos estado todo el tiempo al frente de ellos mirándolos comer.
Y para eso les mostramos la cabeza, el rabo y las patas ensangrentadas que sacamos de la lata donde lo han escondido las mujeres.
Mis tíos todos se ponen de pie y salen al patio. Y empiezan a carraspearse la garganta. Respiran el aire fresco del cielo y respiran profundo. Tosen. Con la voz se raspan la laringe.
Vuelven a toser. Se tocan el estómago para ver si está agitado o si les duele. Se sacuden el cuerpo caminando unos pasos. sí. Todo está bien. Luego regresan y preguntan:
– ¿Qué será bueno para que pase el gato?
– ¡Chicha!
 
6. Díganme
si existe amor
 
– ¡Vayan a traer chicha!
Inmediatamente mandan a pedir chicha, "para que no vaya a hacerles daño". Y como no pueden extraerse lo que han comido, con la efusión de los vasos de chicha descuelgan las guitarras.
Y se ponen a cantar dirigiéndose en todo momento y como reproche a donde están las mujeres, entonando primero el vals: "Desilusión", que dice:
Mujer de todos mis ensueños
no sabes cuánto te quiero,
por ti siempre tanto he sufrido
por ese tu ruin corazón.
Y acomodan la canción para agregar el verso: "Y hoy que comí gato". Para después, y sin alterar la letra artística del valse, aquel que dice así:
Un día en perfecta paz
llenos de armonía dos
díganme si existe amor
donde hay tanta vanidad.
Falta más chicha, pero ya tienen allí el calientito que les han preparado sus propias esposas, para demostrarles que a pesar de todo son buenas y los quieren hasta con equívocos. Se anima la reunión. Ellas piden también cantar algo.
 
7. Apagar
la luz del sol
 
Y lo hacen empezando así:
Quisiera confesarte mi cariño
quisiera que comprendas mi dolor
no sé cómo podré explicar
mi afecto, mi pasión, mi amor…
Con lo cual comprendemos nosotros que se hacen las pases. Incluso las sacan a bailar y flotan en el aire los pañuelos. Y todo parece ser regocijo y cariño sincero.
– ¡Pero qué rico que había sido el gato!, ¿no?
– ¡Carácter! –Dice mi tío Juan que todo lo pronuncia anteponiendo la palabra: Carácter.
Incluso les dicen:
–¿Ya no hay más gato? –Bromean.
Pero la carne de gato ha desaparecido.
Yo creo que comida a hurtadillas también por mis propias tías. Y mi mamá, por supuesto, quienes la han preparado como nunca, con desusado esmero, dedicación y prolijidad.
¡Y hasta devorada a hurtadillas por los mismos niños que hemos presenciado cómo, en un solo día, podemos apagar la luz del sol de aquel gato soberbio, agresivo y tirano, y encima comérnoslo a pedacitos!
 
 
*****
 
El texto anterior puede ser
reproducido, publicado y difundido
citando autor y fuente
 
Teléfonos: 420-3343 y 602-3988
 
 
Obras de Danilo Sánchez Lihón las puede solicitar a:
Editorial San Marcos: ventas@editorialsanmarcos.com
Editorial Papel de Viento: papeldevientoeditores@hotmail.com
Editorial Bruño, Perú: ventas@brunoeditorial.com.pe
Ediciones Altazor: edicionesaltazo@yahoo.es
 
*****
 
CONVOCATORIA
 
HOMENAJE
MUNDIAL
 
A LOS 50 AÑOS
DE SU INMOLACIÓN:
 
HÉROE DEL PUEBLO,
DIRIGENTE VISIONARIO,
BUEN CHUCO, DEVOTO DEL
APÓSTOL SANTIAGO, PAISANO
EJEMPLAR, Y HOMBRE HONESTO
 
LUIS FELIPE DE LA PUENTE UCEDA
 
2015: 22 DE OCTUBRE EN TRUJILLO
23-24 DE OCTUBRE EN SU TIERRA
NATAL, SANTIAGO DE CHUCO,
25 DE OCTUBRE EN JULCÁN
 
*****
 
CONVOCATORIA
 
XVII ENCUENTRO INTERNACIONAL
CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA
 
TELÚRICA DE MAYO, 2016
 
LIMA:
MARTES 24
 
TRUJILLO:
MIÉRCOLES 25
 
OTUZCO
JUEVES 26
 
HUAMACHUCO
JUEVES 26
 
SANTIAGO DE CHUCO:
VIERNES 27
SÁBADO 28
Y DOMINGO 29
 
TODO EN EL MES
DE MAYO, 2016
 
*****
 
PÁGINA WEB
HACER CLIC AQUÍ:
 
 
DIRECCIÓN EN FACEBOOK
HACER CLIC AQUÍ:
 
 
*****
 
Teléfonos Capulí:
420-3343 y 602-3988
99773-9575
 
 
Si no desea seguir recibiendo estos envíos
le rogamos, por favor, hacérnoslo saber.
                           
 
 

 
 
 

 




--