lunes, 18 de enero de 2016

DANILO SANCHEZ LIHON : 18 de enero. Hoy se funda Lima. Crepúsculos de Lima. / Su grandeza también nos engrandece. Carlos Caballero Alayo.

:




CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA

Construcción y forja de la utopía andina


2015 AÑO

DE LA DEFENSA DE LA VIDA

Y DEL PLANETA TIERRA


ENERO, MES DE LA DEFENSA DE LIMA

DEL NACIMIENTO DE ARGUEDAS, HERAUD

Y LOS PARADIGMAS DE MACHUPICCHU


CAPULÍ ES

PODER CHUCO


SANTIAGO DE CHUCO

CAPITAL DE LA POESÍA

Y LA CONCIENCIA SOCIAL


*****


SU GRANDEZA

TAMBIÉN NOS

ENGRANDECE

César Vallejo

dio el toque maestro

a la palabra y creó su singular

poesía. Tenemos la impresión

que él tocaba y moldeaba la

palabra como el escultor

el mármol.

Sus dedos recorrían

la "superficie" de la palabra

buscando un no sé qué. Nos

imaginamos que era su forma

de saludar, de acercarse a

la palabra como el jinete

se acerca a su caballo.

Entonces "veía", percibía todo

lo que con la palabra podía hacerse y

se ponía a trabajar en o con ella, dándole

el TOQUE MAESTRO, en una labor callada

e individual, solo en sus pensamientos,

amo y señor de cuanto tenía en sus

manos: la pluma y el papel:

una excelente definición

de libertad.

William Shakespeare

dice en Noche de Epifanía que

algunos hombres nacen grandes,

otros alcanzan la grandeza, y otros

se ven obligados a aceptarla. Quizá

él no pudo prever el caso del genio

de César Valíejo, quien a la vez

que nació grande, alcanzó

la grandeza, y ahora se ve

obligado a aceptarla.

Y no sólo eso,

sino que su grandeza

también hace grande a otros:

Santiago de Chuco es uno de ellos,

el Perú también... ¡Tenemos presencia

en el mundo gracias a él! ¡Hoy

y siempre estaremos

agradecidos a él!

CARLOS CABALLERO ALAYO


*****


18 DE ENERO



HOY

SE FUNDA

LIMA



FOLIOS

DE LA

UTOPÍA


CREPÚSCULOS

DE

LIMA



Danilo Sánchez Lihón



"Oh, escándalo de miel

de los crepúsculos".

César Vallejo



1. Arreboles

del ocaso


No hay crepúsculos más hondos, desgarrados e infinitos que los crepúsculos de Lima, cruelmente hermosos, despiadados y sangrantes.

Donde se tiñe de sangre el horizonte porque todos hemos caído heridos en lo peor y atroz de la batalla. Lucha y fragor donde todo estalla pero en calma.

Cuando resuenan trompetas, clarines, trombones y un violín sonámbulo se pierde en lontananza. Y truenos de duelo que se extinguen a lo lejos en el mar en éxtasis.

¡Y qué terrible que las casas yazgan al pie de ellos y sobre los acantilados que se curvan! ¡Con portones y ventanas astilladas y entenebrecidas bajo la vastedad doliente de los arreboles del ocaso!

Y, ¿cómo es que dichas moradas bajo las cuales los seres humanos se protegen pueden subsistir tan indefensas ante tanto estupor, asombro e infortunio suelto y desatado?


2. Apenas

un aleteo


Pero, ¿en qué momento, estando el cielo en paz y sosiego, empieza a latir el corazón de esta avecilla, el crepúsculo que después riela sangrante en el océano?

¿Cuándo primero tiembla tímida, luego extasiada y después delirante ante la sobrecogedora cosmogonía que todo lo abarca, inunda y posesiona?

¿En qué instante ocurre su primer latido, su palpitación primigenia con el germen núbil de su postrera desesperanza?

¿Desde qué semilla de la tarde parte su aleteo fascinado, luego frenético y después su convulsión demente y enajenada, hasta el grado del martirio, del descalabro y la agonía póstuma y suprema?

Y, me digo: ¿desde qué timbre del día empieza a acumularse su pena, hasta el punto de no poder siquiera llorar lágrimas sino agitar en la orilla apenas un aleteo entre oleajes estupefactos de aguas saladas siendo el océano un mar de lágrimas?


3. Tosca

piedra


Tanto que incluso el héroe erguido en el centro de la plaza, tiembla en lo alto de su monumento, atónito de tanto enigma, desolación y malhadada locura en que se destroza el firmamento.

Él mismo, que es grande y valeroso, parece desvanecerse ante esta hora infausta y aciaga.

Donde él mismo que es decidido e impertérrito titubea y se sumerge en la duda ante tanta conflagración allende el barranco.

Su corazón estremecido, hecho de tosca piedra y su memoria incólume, y su moral invicta, sufren y se apenan dentro del mármol inerte que lo contiene.

De este vivir con todo el sentimiento y el alma a cuestas. De este habitar el mundo así desolado y dolorido.

De este tener que quedarse, de este tener que estar, de esta manera de estarse así, vivo ante tanto misterio que no se entiende ni comprende.


4. En cada

túmulo


¡Crepúsculos! Hay una señal imperceptible de la tarde en que todo de pronto se torna lento, innombrable, angustiante, ¡y abismal!

Es cuando naces, apareces en el universo y también mueres. Es cuando el cielo se deja invadir de una atroz premonición.

Que es cuando tú también escondes en tus ojos la sospecha de que todo es de otro modo, y rueda en tu mejilla una lágrima furtiva.

Cuando al sol, soberano y todopoderoso, y amando tanto el mundo y la vida, le anuncian que va a morir.

Para que luego cada copo de nube solloce en el cielo en cada túmulo, por cada guerrero caído cuyas armas yacen a la vera.

Y los cielos se aneguen de amargura. Y se cubran con un manto de adhesión y de desconsuelo todas las sombras.

Y después, todo se sume ineluctable en la penumbra.


5. Se esparcen,

gualdas


Allí empieza este suplicio y esta calamidad.

¡Ahí es que se engendra la demencia que estalla luego en mil crímenes a pleno cielo abierto y sin fin!

Hasta producir esta explosión y este incendio donde todo arde y estalla.

Y que hace que el sol astille su corazón en el horizonte y en el atardecer.

Y se rompa en mil fragmentos que se esparcen, gualdas y tornasoladas cenizas, en el cielo anubarrado de la tarde.

Batallas y despojos que se perpetran al borde de la bóveda sideral y el océano proceloso.

¡Y que mancha el vivir de chorros de sangre y de fuego!


6. Se encienden

absortos


¡Crepúsculos en donde el alma se hace trizas, se pierde y se sumerge en un fondo inacabable!

En donde inmediatamente te evoco y me rescato con ahogos de melancolía.

Casi siempre en el crepúsculo hay una muchacha inconcebible que pasa furtiva por entre los recuerdos y los árboles del parque.

Que cruza bajo los ficus, completamente ajena a lo que ocurre más arriba de su frente, allá en el horizonte en que acontece esta desdicha.

¿O será que la hondura del infinito a esta hora es ella? Que es ella quien lo absorbe y finalmente lo lleva en su seno, entrando con el crepúsculo en mi vida.

Mientras, por los vidrios de la ventana se apaga en las paredes la tarde y los postes se encienden absortos.


7. Aquí

te tengo


– ¿Y tú, quién eres? ¿Y por qué lloras escondida detrás de esa puerta y al fondo de mi corazón? Ya no te quiero.

¡Crepúsculos!, donde te he querido tanto. Donde supervivir es tan tenue, hasta el punto de desaparecer y reinar solo el vacío o el olvido.

Es tan débil y a la vez tan poderosa esta hora, capaz de retarse con lo eterno.

Y de mirar, sobre todo y descarnadamente al fondo de lo que es la vida y de lo que es desnuda la muerte. Crepúsculos en donde tanto te he querido.

Una mirada que se llena de otras miradas. Ojos abiertos a todo lo que está lejos, ausente y se pierde.

Y la sensación infinita de no encontrarte y el saber que aquí te tengo.


*****


El texto anterior puede ser

reproducido, publicado y difundido

citando autor y fuente


Teléfonos: 420-3343 y 602-3988





Obras de Danilo Sánchez Lihón las puede solicitar a:

Editorial San Marcos: ventas@editorialsanmarcos.com

Editorial Papel de Viento: papeldevientoeditores@hotmail.com

Editorial Bruño, Perú: ventas@brunoeditorial.com.pe


Ediciones Altazor: edicionesaltazo@yahoo.es


*****


CONVOCATORIA


XVII ENCUENTRO INTERNACIONAL

CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA


TELÚRICA DE MAYO, 2016


LIMA:

MARTES 24


TRUJILLO:

MIÉRCOLES 25


OTUZCO

JUEVES 26


HUAMACHUCO

JUEVES 26


SANTIAGO DE CHUCO:

VIERNES 27

SÁBADO 28


CACHICADÁN

DOMINGO 29


TODO EN EL MES

DE MAYO, 2016


*****


PÁGINA WEB

HACER CLIC AQUÍ:




DIRECCIÓN EN FACEBOOK

HACER CLIC AQUÍ:




*****


Teléfonos Capulí:

420-3343 y 602-3988

99773-9575





Si no desea seguir recibiendo estos envíos

le rogamos, por favor, hacérnoslo saber.