miércoles, 16 de marzo de 2016

CESAR VALLEJO : CARTA A ANTENOR ORREGO ( 1922)


Las palabras magnificas de tu prologo han sido las únicas palabras comprensivas, penetrantes y generosas que han acunado a Trilce. Con ellas basta y sobra por su calidad. Los vagidos y ansias vitales de la criatura en el trance de su alumbramiento han rebotado en la costra vegetal, en la piel de reseca yesca de la sensibilidad literaria de Lima. No han comprendido nada. Para los más, no se trata de un desvarió de una esquizofrenia poética o de un dislate literario que sólo busca la estridencia callejera. Se discute se niega, se ridiculiza y se aporrea al libro en los bebederos, en los grupos de la calle, en todos las partes por las mas diversas gentes. Sólo algunos escritores jóvenes aún desconocidos y muchos estudiantes universitarios se han estremecido con su mensaje.

Por lo demás, el libro ha caído en el mayor vacío. Me siento colmado de ridículo, sumergido a fondo en ese carcajeo burlesco de la estupidez circundante, como un niño que se llevará  torpemente la cuchara por las narices. Soy responsable de él. Asumo toda la responsibilidad de su estetica. Hoy, y más que nunca quizas, siento gravitar sobre mi, una hasta ahora desconocida obligación sacratisima, de hombre y de artista: ¡la de ser libre! Si no he de ser libre hoy, no lo seré jamás. Siento que gana el arco de mi frente su mas imperativa fuerza de heroicidad. Me doy en la forma mas libre que puedo y ésta es mi mayor cosecha artistica. ¡ Dios sabe hasta dónde es cierta y verdadera mi libertad! ¡Dios sabe cuánto he sufrido para que el ritmo no traspasar esa libertad y cayera en libertinaje ¡Dios sabe hasta que bordes espeluznantes me he asomado, colmado de miedo, temeroso que todo se vaya a morir a fondo para mi pobre anima viva ; ¡ Y cuántas veces me he sorprendido en espantoso ridiculo, lacrado y boquiabierto, con no sé qué aire de niño que se lleva la cuchara por las narices. En este momento casi revivo todo el fragor que dio vida a Trilce y a los heraldos negros.

                                                                                                    Cesar Vallejo



( seguimos el texto más completo  de esta carta fragmentada publicada en Cesar Vallejo. Poesía Completa (TII) Lima, Pontificia Universidad Catolica del Perú, 1997, pp 179-180 ( edición y prologo  y notas de Ricardo Silva Santistevan)
Cesar Vallejo, Correspondencia completa, Pontificia Universidad Catolica, 2002, Pag 46 y 47