miércoles, 16 de marzo de 2016

Fwd: 16 de marzo. Epicentro en Chuco. Yo, que sólo he nacido. / Olimpio Cotillo: Cena con Vallejo en el aniversario de su natalicio. / Hoy a las 6.30. Cita de Honor. Entrada libre.


---------- Mensaje reenviado ----------
De: <dsanchezlihon@aol.com>
Fecha: 16 de marzo de 2016, 12:35
Asunto: 16 de marzo. Epicentro en Chuco. Yo, que sólo he nacido. / Olimpio Cotillo: Cena con Vallejo en el aniversario de su natalicio. / Hoy a las 6.30. Cita de Honor. Entrada libre.
Para:


 
 
 
 
 
 
 
CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA
Construcción y forja de la utopía andina
 
2016 AÑO
CONSTRUCCIÓN DE CONCIENCIA
Y CONCRECIÓN DE SOLUCIONES
 
MARZO, MES DEL AGUA, DE LA MUJER,
LA POESÍA, EL TEATRO Y EL NACIMIENTO
DEL POETA UNIVERSAL CÉSAR VALLEJO
 
CAPULÍ ES
PODER CHUCO
 
SANTIAGO DE CHUCO
CAPITAL DE LA POESÍA
Y LA CONCIENCIA SOCIAL
 
*****
 
CENA CON VALLEJO
EN EL ANIVERSARIO DE SU NATALICIO
Hoy, que he amanecido sin músculos en el cuerpo,
y el pensamiento exuberante de amor,
quiero conversar en mesa tendida
con Vallejo, mi Hermano.
Mirarle a los ojos profundos de incertidumbre,
darle la mano generosa,
ayudarle a suspirar…
Por las esperanzas no perdidas.
Quiero, de verdad te digo que quiero,
conversar de París cuando llueve,
ver blanca a Rusia, cuando nieva,
y mi dolor cuando mi alma gime.
El pecado mortal, cuando vivías,
es que nadie hizo nada, por ti Vallejo,
a pesar de tener el mantel embrujado de Simbad
que daba banquetes a los soñadores de realidades.
César Abraham, hoy que vivimos en tu día,
pediré a mamá Consuelo, que aderece los mejores manjares
libaremos como nunca
los mejores vinos franceses, y de Ica, también,
o mejor, la chicha de Huaraz, espumante y plena,
para que sea tu primer natalicio de embrujo y ensoñación.
En verdad te extrañamos César, porque no es lo mismo
recitar Los Heraldos Negros, ni los Dados eternos,
quisiéremos en verdad,
tenerte de alma y corazón,
para poseer el venero y el coraje de recitar tu nombre,
para ensalzar tu fe, para aumentar tu fortaleza
y gritar al viento a que se convierta en huracán
y al amor, a que sea pasión.
Vallejo, hermano, dame tu inspiración,
que yo te doy mi pecho con el corazón abierto.
OLIMPIO COTILLO CABALLERO
 
*****
 
PRÓXIMA ACTIVIDAD
DE CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA
 
NACE
CÉSAR VALLEJO
 
PANEL
DE EXPOSITORES:
 
CARLOS CASTILLO MENDOZA
EMILIO SÁNCHEZ LIHÓN
WALTER VÁSQUEZ VEJARANO
 
ACTUACIÓN
ARTÍSTICA:
 
YAMANDÚ ALTAMIRANO
MILAGROS FLORES*
FREDERIK SOTOMAYOR
 
CONDUCCIÓN:
 
RAMÓN NORIEGA TORERO
 
MIÉRCOLES 16 DE MARZO
6.30 PM.
 
LOCAL
CENTRO CULTURAL
UNIVERSIDAD ALAS PERUANAS
Av. Cuba 301. Jesús María
 
*****
 
16 DE MARZO
 
 
EPICENTRO
EN
CHUCO
 
 
FOLIOS
DE LA
UTOPÍA
 
 
YO, QUE
SÓLO
HE NACIDO
 
 
Danilo Sánchez Lihón
 
 
1. Trance
de vida y muerte
 
En Santiago de Chuco las personas nacen en sus propios domicilios y no en un hospital ni en una clínica, sino en sus casas.
Lo cual tiene una significación y huella indeleble que se agrega a la pertenencia a una dimensión mágica como es el mundo andino que tiene cosmovisión, sociedad y cultura que son únicas en el cosmos.
Y César Vallejo todo ello lo hizo trascendente, cuál es por ejemplo que los nacimientos ocurren en las casas donde se vive cotidianamente.
Constituyendo esta vivencia ineludible, una marca intensa, honda y radical, como es nacer en las casas donde se vive junto a los padres y los hermanos.
Donde los partos acontecen en los dormitorios comunes y corrientes, hecho aparentemente sencillo pero que vividos resultan convertidos en eventos notables, con toda su carga de azar, misterio y providencia.
El propio nacimiento de César Vallejo tuvo un riesgo muy grande puesto que su madre estuvo a punto de fenecer, habiendo sido un trance de vida y muerte.
 
2. Los primeros
gritos
 
Al ocurrir el nacer entre las paredes de la casa donde se juega y se vive convierten lo cotidiano en algo recóndito, caudaloso y culminante; acontecimiento que a su vez es una de las claves de la poesía de Vallejo.
Y así como se nace dentro de las casas allí también se muere, y delante de los seres amados.
Es por eso que quienes experimentan de manera directa e ingenua estos hechos tienen pegado a su ser el olor, el sabor, los sonidos, los gritos de dolor originales y atávicos de las parturientas como de los moribundos, punto donde terminan y donde a la vez empiezan las aventuras y destinos de la gente.
El trance de la vida, que se constata en las madres que dan a luz en los mismos cuartos donde los niños duermen, asunto que tiene además el otro agravante cual es que esas parturientas no son otras que las propias madres, hermanas y parientes de esos niños.
Tan estrechamente unidas están a esos mismos niños, para quienes la experiencia resulta impactante, tanto que lo gozan y lo sufren con escondido delirio; niños que tienen el privilegio y estremecimiento de confrontarse de ese modo con la vida más palpitante.
Dentro de este registro de acontecimientos también escuchan esos niños–y a César Vallejo le tocó indudablemente vivir lo mismo– los primeros gritos de las criaturas que nacen.
 
3. Hasta
las piedras
 
Pero igual, en el mundo aldeano o de la serranía del Perú se conoce también de modo intenso la experiencia del morir y en suma del temblor de la vida en todos sus pliegues y aristas.
Porque al igual que las personas ven la primera luz de sus existencias en sus propias casas, en ellas a su vez ven apagarse los últimos fulgores de la vida en sus seres queridos, puesto que en ellas agonizan y finalmente fenecen.
En el mundo andino no es que esta experiencia ocurra en la clínica o en el hospital, como sucede en las urbes, en donde no alcanzan a tenerse, sobre estos asuntos fundamentales, sino ideas muy remotas.
 En Santiago de Chuco, pueblo donde nació César Vallejo, vida y muerte son experiencias entrañables, por cercanas y por acaecer con nuestros seres más próximos.
En cambio en una aldea como la de César Vallejo vida y muerte se pegan a las paredes, a cada terrón o grumo de polvo y hasta las piedras que se abrazan para hacer un muro, un corredor o un patio.
 
4. Dos raíces
fusionadas
 
Las experiencias referidas son sustento y base para haber configurado a un César Vallejo humano, comprometido con la vida como con su salvaguarda y protección, son la clave y el trasfondo en la poesía y, en general, en su vida y su obra totales.
Por eso, sin soslayar los acontecimientos históricos y más bien elevando estos referentes concretos, legítimos y fidedignos a una dimensión universal y hasta cosmogónica, en César Vallejo nacimiento y muerte se asocian indisolublemente.
Reconociendo que en la vida del hombre y en su ser luchan esas dos categorías y dimensiones ontológicas, como pugnan en la vida de todo ser humano la verdad y falsedad, la honradez y la mentira, la ternura y la crueldad, la libertad y la sumisión.
Por eso en Vallejo pugnan los contrarios, Por eso es el poeta de los oximorones, de los saltos dialécticos, de las intuiciones geniales, porque su vida está constituida por esos elementos naturales a la vida y a la estructura dicotómica del mundo.
 
5. Un creador
absoluto
 
Esas dos raíces tan fusionadas a la tierra de Santiago de Chuco, vida y muerte, influyen directamente en el sentido y en el verbo del poeta que desde diversos ámbitos se lo reconoce hoy como la voz universal más contundente para todo lo que es humano, timbre grande y señero en la poesía de todos los tiempos y en quien, en su definitiva configuración, está presente de manera ineludible el mundo andino.
De allí a su vez que César Vallejo esté lleno de compasión por los demás seres vivientes, se lo sienta tan cargado de sentimientos de adhesión al desposeído y haciendo causa común con el desheredado de la fortuna y castigados por la suerte. Por eso es pleno en la solidaridad y total en la adhesión a sus hermanos hombres. Y de identificación henchida con el destino de la humanidad.
Porque compasión es la emoción más coherente cuando de identificarse y de unir nuestro destino. Toda esta dimensión humana la absorbió directamente en su cuna, de su gente y en el contexto de su pueblo de origen, para ser el representante humano que por su consagración alcanza dimensión universal.
 
6. Pensar
en solitario
 
En él influyó contundentemente nacer en Santiago de Chuco, su pueblo natal.
Porque aquellos contenidos y fundamentos tan significativos y trascendentes en su vida y en su obra los recogió en gran medida de su casa de infancia y de su contexto vital.
De allí que se pueda decir de César Vallejo que para ser como él lo es, no pudo haber nacido en ningún otro lugar del mundo que no fuera en Santiago de Chuco y en el mundo andino.
Porque, César Vallejo, aparte de ser un creador literario absoluto, aparte de ser un hombre cabal y señero, es un apóstol y un salvador humano. Y quien encarna valores insignes y supremos.
Porque, hombre humano es un hombre con valores, con solidaridad, y con fraternidad intachables, como Vallejo lo fue y lo es.
Un hombre pueblo, un hombre historia, un hombre multitud, sociedad y utopía popular.
 
7. Las cunas
y las tumbas
 
De allí que a César Vallejo no se lo pueda concebir separado ni aislado de los demás. Es hombre a quien no se le puede pensar en solitario, ni de modo individual, ni desarticulado de su espacio y de su tiempo. A él su adhesión plena a los pobres, a los desposeídos, a los que sufren hambre y dolor lo hace un redentor. Porque su identificación con el hombre que sufre es total y absoluta. Y, además, lo hace verdad incuestionable.
Muchos otros también lo han sentido, es cierto. O han intuido estos aspectos. Pero no los han asumido con la coherencia y fidelidad como Vallejo y otros, muy pocos en realidad, lo han hecho y logrado en el decurso de la historia de los pueblos. Lo importante en César Vallejo es la coherencia de la obra con la vida; la coalición de las ideas con los actos. Congruencia y mérito que lo sitúan como uno de los valores sumos, decisivos y culminantes de la raza y la civilización humana. Y, como él dijera:
¡Que la tierra produzca el tallo
que da sombra y frescura
la semilla que nutre y purifica,
la flor que se abre para los tabernáculos,
para las cunas y las tumbas.
 
 
*****
 
El texto anterior puede ser
reproducido, publicado y difundido
citando autor y fuente
 
Teléfonos: 420-3343 y 602-3988
 
 
Obras de Danilo Sánchez Lihón las puede solicitar a:
Editorial San Marcos: ventas@editorialsanmarcos.com
Editorial Papel de Viento: papeldevientoeditores@hotmail.com
Editorial Bruño, Perú: ventas@brunoeditorial.com.pe
Ediciones Altazor: edicionesaltazo@yahoo.es
 
*****
 
CONVOCATORIA
 
XVII ENCUENTRO INTERNACIONAL
CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA
 
TELÚRICA DE MAYO, 2016
 
LIMA:
MARTES 24
 
TRUJILLO:
MIÉRCOLES 25
 
OTUZCO
JUEVES 26
 
HUAMACHUCO
JUEVES 26
 
SANTIAGO DE CHUCO:
VIERNES 27
SÁBADO 28
 
CACHICADÁN
DOMINGO 29
 
TODO EN EL MES
DE MAYO, 2016
 
*****
 
PÁGINA WEB
HACER CLIC AQUÍ:
 
 
DIRECCIÓN EN FACEBOOK
HACER CLIC AQUÍ:
 
 
*****
 
Teléfonos Capulí:
420-3343 y 602-3988
99773-9575
 
 
Si no desea seguir recibiendo estos envíos
le rogamos, por favor, hacérnoslo saber.