martes, 14 de junio de 2016

Fwd: 12 de junio. Efeméride regional: Literatura Infantil Amazónica. Escribir y ser maestro. / 17 de junio: Día Vallejo en el Callao. / Julio César Carozzo: Nuestra avidez por conocer.











CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA
Construcción y forja de la utopía andina
2016 AÑO
CONSTRUCCIÓN DE CONCIENCIA
Y CONCRECIÓN DE SOLUCIONES
JUNIO, MES DE LOS NIÑOS,
DEL MEDIO AMBIENTE, DE LA GLORIA
DE ARICA Y DE LA IDENTIDAD ANDINA
CAPULÍ ES
PODER CHUCO
SANTIAGO DE CHUCO
CAPITAL DE LA POESÍA
Y LA CONCIENCIA SOCIAL
*****
PRÓXIMA ACTIVIDAD
CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA
DÍA
VALLEJO
EN EL CALLAO
VIERNES 17 DE JUNIO, 10:30
RADA DEL MUELLE DÁRSENA
– Mitin poético. Tribuna libre
– Conferencia:
"Día del adiós y el regreso".
– Paseo en chalana y entrega
de una ofrenda floral al mar.
– Almuerzo de fraternidad.
Coordinador General:
MANUEL CHUMO GUTIÉRREZ
Presidente Capulí en el Callao.
*****
NUESTRA AVIDEZ POR CONOCER
LO ESENCIAL DE NUESTRA CULTURA
Estimado Danilo:
No he tenido la suerte de conocerte personalmente a cabalidad, apenas en forma superficial en la Derrama Magisterial, pero gracias al Sutep Trujillo recibo religiosamente tu página escrita bajo la advocación: El Poder Chuco.
La disfruto enormemente y la comparto con otros amigos para que conozcan cómo la riqueza de muchos de nuestros escritores puede ser un buen sustento a nuestra avidez por conocer lo esencial de nuestra cultura.
Solo deseo expresarte mi admiración y respeto a tu irrenunciable entrega a Vallejo y a nuestra literatura.
Un abrazo,
JULIO CESAR CAROZZO
*****
12 DE JUNIO
EFEMÉRIDE REGIONAL:
LITERATURA
INFANTIL
AMAZÓNICA
FOLIOS
DE LA
UTOPÍA
ESCRIBIR
Y SER
MAESTRO
Danilo Sánchez Lihón
Mi patria es tan grande
y de belleza sin par,
la forman la selva, el ande
la costa y el mar.
Francisco Izquierdo Ríos
1. Filiación
por la cultura popular
Hay muchas facetas de la personalidad de Francisco Izquierdo Ríos que merecen ser relievadas, puestas en valor y ser mostradas como ejemplo y paradigmas.
Entre muchas otras, habría que decir en primer lugar que es una virtud cultivar una literatura de honda inspiración social. Y que lo llevó a identificarse plenamente con los problemas que aquejan a los pueblos, al Perú y a su destino. Y con los ideales de una sociedad con justicia y libertad, con la valoración de lo nativo como fuente primigenia de verdad y de belleza.
Se identificó con los niños, los jóvenes y los maestros del país que sufren privaciones y ostracismo por las condiciones que impone un sistema social y económico nefasto para las grandes mayorías.
Este es el primer valor que quisiéramos destacar, en una realidad donde se ha entronizado una ideología de vida regida por el mercado, la compra venta y los negocios que ha instaurado la sociedad de consumo.
Mundo dominado por un tipo de literatura de espaldas a nuestra realidad y que no se compromete con el hombre ni la sociedad que sufre, y a la cual pertenece el escritor, puesto que no solo somos individuos sino también colectividad, constituyendo ello una traición.
2. El gran
afluente
Caracteriza a Francisco Izquierdo Ríos su filiación explícita y declarada por la cultura popular, por el folclore, siendo el gestor para que se fundara, y el animador para que funcionara, la Oficina Nacional de Folclore del Ministerio de Educación del Perú, habiendo concretado desde allí la obra más vasta y orgánica de recolección de las tradiciones orales de nuestro país, junto a José María Arguedas.
Lo caracteriza su oralidad enfática, su acercamiento y aproximación al habla natural de la gente, y a la sonoridad del lenguaje, que hace que su escritura fluya espontanea, natural, inocente, dándonos la impresión de que él no escribe y que nosotros no leemos, sino que él nos está hablando y los lectores escuchamos.
Es esta fluidez lo que lo vuelve un autor tan entrañable y cálido, tanto que es difícil no sentirse fusionados a su palabra, e identificados con sus historias, personajes y el mundo que recrea. Y es que él cultivaba un arte olvidado, cuál es el arte de narrar, no escribir sino narrar. Y cultivaba el arte de escuchar, dejándose absorber principalmente por la naturaleza y porque a todo lo que no tiene voz, pero sí palabra y mensaje y a lo cual él daba voz.
Porque fundamentalmente se sumergía en el gran afluente de las literaturas orales, vivas y actuantes de una realidad prodigiosa como es la Amazonía, y más precisamente de la selva alta del Perú, ora iluminada o encubierta por la gasa de neblina azul que la oculta y la hace para siempre misteriosa.
3. Promesa
en el porvenir
Otra característica de su narrativa es la musicalidad de sus textos, primando en ellos el oído, lo armonioso y onomatopéyico, quizá favorecido por la naturaleza desde la cual parte, en donde todo tiene presencia sonora: el agua que corre o que cae, el viento que sopla, los animales que pían, mugen o chasquean. Y en donde la gente es tan dicharachera.
A lo cual se suma la actitud silenciosa suya, del provinciano enamorado de su lugar, comportamiento en el cual a veces se sumía y que le permitieron oír el rumor del viento, de las plantas cuando crecen, en general de todo lo que suena, como de aquello que no tiene sonido, de lo canoro y musical que hay en el alma de la gente.
En Francisco Izquierdo Ríos se definen y concentran aquellas virtudes fundamentales en la vida y obra de todo escritor perteneciente al tiempo mágico y al espacio legendario del Perú profundo.
Nos ha dejado bellas páginas, cuentos, relatos y poemas que constituyen una obra magistral, que hasta ahora estaba dispersa y que felizmente se ha recopilado en lo que es por ahora su narrativa, permaneciendo disperso el caudal de su fragante poesía. Siendo nuestro compromiso dar los pasos en el camino de frecuentar más su obra e ir poco a poco integrándola a la noble tarea de identificarse con nuestro destino como país, glorioso en el pasado, desafío en el presente, y henchida promesa en el porvenir.
4. El acto
de madurar
La temática de su obra está marcada por el amor que siente hacia los elementos naturales de las regiones andinas y especialmente amazónicas del Perú. Así, sitúa sus historias en estos dos espacios: la sierra y la selva. Pero además no solo complaciéndose en el paisaje ni situando de manera circunstancial la trama en el espacio donde ésta se realiza, sino urdiendo el destino de sus personajes hasta tocar esencias fundamentales de la existencia humana. Y lo hace de tal modo que el cuento no pudiera darse en ningún otro espacio sin perder significados enormes, pero a la vez tramando historias sorprendentes de significación para quienes viven en cualquier otro tiempo y lugar.
Sin embargo, la mirada de Francisco Izquierdo Ríos no es nostálgica o alejada por la distancia temporal, ya que él escribió lejos de su lar natal, sino que es vívida y actual. Y esto es porque no propone una patria alejada, diferente o utópica, menos una sociedad incomunicada con otras realidades, sino al Ande y la Amazonía universales, para que, desde lo particular dialoguen esos espacios y tiempos con las diferentes culturas del mundo.
Y lo logra. Los relatos de Francisco Izquierdo Ríos apelan a situaciones y refieren problemáticas que los niños y jóvenes de todo el mundo enfrentan en su vida: la familia y los retos a los que se enfrentan para convivir; abordan la filiación y la pertenencia de niños y jóvenes a su comunidad; su quehacer y sus derechos; el acto de madurar en contacto con responsabilidades hacia la sociedad, la naturaleza y la historia.
5. Educación
y cultura
Y es que Francisco Izquierdo Ríos fue maestro de escuela por antonomasia. Y desde esa perspectiva es que contempla y recrea la realidad, en donde importa mucho lo particular e intransferible, pero en donde la meta es lo esencial y universal.
Se desempeñó durante 40 años en el magisterio nacional. 20 años como Director del Colegio Nocturno José Sabogal de Bellavista en el Callao, en la región costera o de litoral. Y toda su obra está inspirada en la actitud de ser y sentirse maestro, hecho importante si se toma en cuenta que hay quienes desestiman desde el campo del arte la relación fecunda de la literatura con la educación.
Empero, la obra de Francisco Izquierdo Ríos controvierte y es un desmentido a esta posición, y demuestra más bien lo contrario. En ella se reivindica, defiende y consagra la relación fecunda entre la literatura y vida escolar.
Siendo así hay cuentos de don Francisco que son clásicos de nuestra literatura, como "El Bagrecico" y "El colibrí con cola de pavo real", y dentro de ellos "Ladislao, el flautista", donde se pone el dedo en la llaga de la exclusión de la escuela y el contrapunto entre educación, cultura y sociedad.
6. Como la luz
del día
Así también de su libro "Mateo Paiva, el maestro", ¿qué conclusiones podemos entresacar? Que la vida es la maestra. Donde vemos a Mateo Paiva montado en el corcel de la vida, siempre tras una imagen, un sueño o un aura en el horizonte. Amando, queriendo fascinándose.
Donde entresacamos el paradigma de que maestro es alguien que recorre caminos, pueblos, moradas, instancias, cargos, aventuras, y no quien tiene a su cargo una sección, un año de estudios o un salón escolar.
Mateo Paiva no es un maestro confinado en un aula, sino un maestro en la vida, en la lucha, sumido en el avatar de los pueblos pequeños, quien se sumerge en plena brega, quien es un maestro incluso cuestionado. A quien en un pueblo preparan arrojarlo montado en burro como un desaire, porque a eso se expone alguien que actúa en bien de los sagrados intereses de la comunidad, expuesto a todos los sinsabores, quien es objeto de varios atentados.
No es el maestro en el cual tratan de convertirnos las últimas corrientes pedagógicas, atosigados de sílabos, informes y programaciones; de manuales de instrucción como de registros y evaluaciones. Mateo Paiva es un maestro de acción cívica y ciudadana., quien pensaba de este modo:
"La vida es simple como la luz del día, y hay que vivirla así".
7. Limpidez
del alma
Y es que su sentimiento más comprometido es con los niños y jóvenes, como si su labor de maestro le hubiera significado contraer una deuda con ellos.
Pero no una deuda fría que se carga como obligación, sino una responsabilidad asumida con plena consciencia, conocimiento y convicción acerca de la misma.
Por eso, la mayoría de los personajes de Francisco Izquierdo Ríos son niños, porque esa es la visión que quiere conservar de las realidades que refleja: la mirada inocente, que descubre, que siente y se emociona sin ninguna atadura, sin ningún prejuicio y sin ninguna prebenda.
Y es que los mecanismos adultos, con sus métodos y sus procesos, no funcionan como soluciones de los problemas de estas realidades. Por ello se aventura a proponer que, a través de la limpidez del alma del niño, señalemos un camino nuevo a las "verdades" políticas, científicas y religiosas que han conducido a nuestras naciones hasta ahora al descalabro.
Que a través del niño, encontremos la actitud anímica con que construir sociedades unidas y justas. Esta poética convierte a Francisco Izquierdo Ríos en un hito importantísimo en la literatura del Perú y el mundo.
*****
Los textos anteriores pueden ser
reproducidos, publicados y difundidos
citando autor y fuente
Obras de Danilo Sánchez Lihón las puede solicitar a:
Editorial San Marcos: ventas@editorialsanmarcos.com
Editorial Papel de Viento: papeldevientoeditores@hotmail.com
Editorial Bruño, Perú: ventas@brunoeditorial.com.pe
Ediciones Altazor: edicionesaltazo@yahoo.es
*****
PÁGINA WEB
HACER CLIC AQUÍ:
DIRECCIÓN EN FACEBOOK
HACER CLIC AQUÍ:
*****
Teléfonos Capulí:
393-5196 / 99773-9575
Si no desea seguir recibiendo estos envíos
le rogamos, por favor, hacérnoslo saber.