viernes, 9 de enero de 2015

Fwd: 9 de enero. En defensa de nuestro patrimonio. Cada quien tiene una puerta. / XVI Telúrica de Mayo, 2015, en Santiago de Chuco, Tierra de Poetas. Teobaldo Sánchez Vásquez, Sonajas del bosque.


---------- Mensaje reenviado ----------
De: <dsanchezlihon@aol.com>
Fecha: 9 de enero de 2015, 12:47
Asunto: 9 de enero. En defensa de nuestro patrimonio. Cada quien tiene una puerta. / XVI Telúrica de Mayo, 2015, en Santiago de Chuco, Tierra de Poetas. Teobaldo Sánchez Vásquez, Sonajas del bosque.
Para:


 
 
 
 
 
 
 
CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA
Construcción y forja de la utopía andina
 
2015 AÑO
DE LA DEFENSA DE LA VIDA
Y DEL PLANETA TIERRA
 
ENERO, MES DE LA DEFENSA DE LIMA
DEL NACIMIENTO DE ARGUEDAS, HERAUD
Y LOS PARADIGMAS DE MACHUPICCHU
 
CAPULÍ ES
PODER CHUCO
 
*****
 
XVI TELÚRICA DE MAYO, 2015
EN SANTIAGO DE CHUCO,
TIERRA DE POETAS
 
TEOBALDO SÁNCHEZ VÁSQUEZ
SONAJAS DEL BOSQUE
MOCABODA
En el Bosque Mocaboda,
El canto y La Esperanza
se casaron ayer.
Apadrinaron la boda
El Arco Iris y El Sol.
Y asistieron a la fiesta
desde la hormiga a la flor.
El Bosque vistió sus galas
de raso multicolor.
El Cielo se puso manto
de filósofo y cantor.
Los sapos de la quebrada,
cual barítonos-tenores,
celebraron la gran boda
con guitarras de colores.
 
PACA PACA
Ya no cantes Paca Paca,
que me duele tu graznido.
Tu canto como una estaca,
en mi corazón se ha metido.
Mi padre –labriego fuerte–
fue tierno y acomedido.
Mas llegó la artera muerte
y por siempre se ha dormido.
Paca Paca malagüera,
aléjate del tejado,
porque tu endecha parlera
a mi hogar a desolado.
Quédate calladita
con el pico cerradito,
aléjate de mi ermita
por el bien de Segundito.
 
MOLINO
Del cogollo de una penca
hice mi lindo molino,
con su punta de penacho
y sus aspas de cariño.
Con él nutría mis sueños,
en la acequia de mi Barrio.
Que ligerito volteaba,
como sonrisa de niño.
Yo quiero que mi Molino
muela trigo de esperanza
y con el pan de su bonanza
calme el hambre de mi pueblo.
 
MI ESTRELLA
En mi cometa pegué
paisaje de sueños.
Cantando y cantando
flotaban contentos.
Su cola arco iris
serpenteaba alegre
metida en el viento.
Qué suave su vuelo!
Qué hermosas sus alas!
Se embriagó de cielo
y más hilo pendía.
Se creyó gemela
del Cometa Halley.
Se perdió en las nubes,
muy lejos, muy lejos.
Se volvió estrella?
Se volvió lucero?
Se volvió consuelo
de los caminantes.
Hoy vivo su ausencia
nutriendo mi alma
en el gran firmamento.
* Obra publicada: "Insurgencia", "Bramidos del silencio", "Sonajas del bosque".
 
 
*****
 
9 DE ENERO
 
 
EN DEFENSA
DE NUESTRO
PATRIMONIO
 
 
FOLIOS
DE LA
UTOPÍA
 
 
CADA QUIEN
TIENE
UNA PUERTA
 
 
Danilo Sánchez Lihón
 
 
1. Por muy humildes
que hayan sido
 
Cada quien recuerda la puerta de su casa de su pueblo nativo, porque yo he indagado, creyendo que solo era mía esta pena. Y me han dicho:
– Yo mi puerta la llevo clavada en el alma. Y no me olvido de sus rendijas, nudos, estrías, ni se sus agujeros.
He respirado aliviado, pero, me pregunto ahora: ¿por qué?
En cambio, he comprobado que muchas otras personas, nacidas en otros lugares, no recuerdan las puertas de sus casas, sea la que da a la calle, o ya sea las de sus cuartos interiores, en donde se criaron.
¡Nosotros, los chucos, sí! Las recordamos, por muy humildes que ellas hayan sido.
Tanto que, pese a estar tan lejos en la distancia y en el tiempo, no es que las evocamos sino que salimos y entramos por ellas cuando basta que cerremos los ojos y soñemos.
O cuando basta que estemos simplemente dormidos que es cuando regresamos a corretear por patios, corredores y rincones que dejamos ocultos cuando éramos niños.
 
2. Silencios
inconfesos
 
Pero esto ocurre no solo cuando es de noche sino en los amaneceres ojerosos y desvelados. Allí están.
O ya sea cuando en lo mejor de un momento nos atraviesa un presentimiento que nos asusta.
Sea cuando de improviso nos asalta una tristeza, y que puede ser hasta en el fragor de una batalla o en lo más hondo y empinado de una fiesta.
Y, estemos en el lugar del mundo en que estemos, nos sumergimos en el subconsciente, entrando o saliendo por ellas.
¡Y qué dolor no estar con las manos y la frente apoyados o amparados por ellas!
¡Rogándolas que calmen compasivas una amargura!
¡Y que nos sanen, o alivien por lo menos, aquellas heridas del alma!
¡Qué dolor no poder confesarles, o hablarles al menos a ellas; ya que nuestra madre no está con nosotros!
¡Porque son ellas las que están abiertas en el fondo de nuestros silencios inconfesados! 
 
3. Desaparecieron
en sus entrañas
 
Es, quizás, porque de niños, yo en Santiago de Chuco, tú quizá en algún otro sitio, hemos jugado mucho en sus travesaños y marcos de madera. Hechas de algún árbol que ha crecido a la vera de un camino, o al borde de un río, o erigiéndose tan alto en una campiña que ha mirado desde su copa compasivo la vida que pasa allá abajo.
Y en sus vanos translúcidos, y en su quicio curvado por el paso de la gente que allí pisa y donde está el temblor de nuestros latidos ha guardado lo que quisimos que fueran secretos.
Y, aunque fallemos en muchas cosas, saben que somos sinceros y valerosos. Y aunque no estemos donde deberíamos estar, apoyamos en todo las causas nobles de esta efímera existencia.
A horcajadas sobre su umbral, ¡cuánto hemos soñado!, descubriendo rugosidades, curvaturas, escondrijos. Perdiendo y encontrando tesoros entre sus ranuras. Tienen todo el peso, el vuelo y la caída de nuestros impulsos e inquietudes.
Yo he dejado talismanes, en que se convertía cualquier vidrio o dije o botón de una camisa, y que desaparecían en sus entrañas. ¿Será por eso que penan tanto en mí, o es mi ser de niño que se cobija en ellas y ellas en mi insomnio y duermevela?
 
4. Son
decisivas
 
Porque es montado en ellas que nos hemos enlazado con la vida de adentro y la de afuera.
Es desprevenido en ellas que se nos han quedado las voces de vivos y muertos; de transeúntes y de sombras quietas que nos contemplan desde otros mundos pero tan cerca de nosotros que se nos pega su temblor, suspiros y estremecimientos.
Es cogido a sus jabas donde hemos contemplado a los viajeros impalpables que se demoran en algún abismo o cuneta, y a los otros que aquí se quedaron.
Los adioses de gente que se va y las expresiones de dicha de quienes vuelven o regresan.
Es curioso, pero creo que hemos aprendido a mirar el mundo desde una puerta. Y eso es lo que nos prepara para asombrarnos, descubrirlo todo y ser solidarios.
También, quizás, para estremecernos de angustia, de pena o de miedo. De tal o cual presentimiento, pero muy poco de alegría.
Porque a los chucos nos cuesta mucho estar alegres, porque para ello tendrían que coincidir muchas cosas. Y en todo ello son decisivas las puertas:
 
5. Por uno
y otro universo
 
Como, ¿cuáles?
Tendrían que coincidir los hechos de adentro y los hechos de afuera. Lo que ocurre lejos y lo que ocurre cerca. Los sentimientos de antes y las emociones de ahora. Y aquello que sucederá después en el futuro.
En todo ello son decisivas las puertas.
De allí que no hay dos puertas idénticas, porque cada una tiene su memoria y también sus ausencias, carencias y huecos negros. Unas son galantes, altaneras, soberbias. Y otras son sumisas, modestas, balbucientes.
Pero los niños borramos las diferencias y las universalizamos con nuestra ternura y nuestra inocencia.
He aquí, por ejemplo, los portones inmensos de dos hojas arrogantes y, dentro del marco de una de ellas, se abre una puerta más pequeña, donde muchos dieron su primer beso.
Yo no. Quizá por eso me he quedado en la vida desvelado. Y vague errante por uno y otro universo.
 
6. Como
estás viendo
 
Ahora tú has regresado a tu pueblo después de un prolongado silencio y una larga ausencia.
Caminas lentamente recordando y observando cada detalle.
Las casas parecen abandonadas, los techos cimbrados, las tejas ladeadas. Con soguillas que penden desde los aleros, rotas y ya hechas flecos, como manos mendicantes.
Los muros de las tapias tienen hierbajos y espigas que se alzan hacia el cielo.
En muchas casas, como ves la puerta ya está vencida e imposible de ser abierta. porque los adobes han recostado toda su ancianidad sobre ellas
Todo ello porque han cedido y se han ajustado los parantes y las hojas yacen mustias y yertas, como estás viendo.
 
7. Mariposa
de plumas doradas
 
¡Ah, las armellas, los candados y las cerraduras insomnes de las puertas que yacen abandonadas!
¿Qué abren o que cierran? ¡Ya nada!
Nosotros, nos hemos venido a vivir en otras ciudades, pero las puertas siguen allí; algunas enmohecidas, con el jardín familiar y el huerto entumecido al fondo.
Y, a la vez, floreciendo al centro de nuestros estremecidos espíritus.
Otras aún con la madre y los niños sentados o de pie al filo de la tarde, recibiendo y despidiendo a los seres queridos que se han ido, quizá para no volver ya nunca jamás.
Aunque otros retornen firmemente asidos en las alas frágiles y a la vez poderosas de esa mariposa de plumas doradas e impalpables:
La hermosa y, al mismo tiempo, entristecida nostalgia de las puertas.
 
 
*****
 
El texto anterior puede ser
reproducido, publicado y difundido
citando autor y fuente
 
Teléfonos: 420-3343 y 602-3988
 
 
Obras de Danilo Sánchez Lihón las puede solicitar a:
Editorial San Marcos: ventas@editorialsanmarcos.com
Editorial Papel de Viento: papeldevientoeditores@hotmail.com
Editorial Bruño, Perú: ventas@brunoeditorial.com.pe
Ediciones Altazor: edicionesaltazo@yahoo.es
 
*****
 
CONVOCATORIA
 
XVI ENCUENTRO INTERNACIONAL
CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA
 
TELÚRICA DE MAYO, 2015
 
LIMA:
MARTES 19
 
TRUJILLO:
MIÉRCOLES 20
 
HUAMACHUCO
JUEVES 21
 
SANTIAGO DE CHUCO:
VIERNES 22
SÁBADO 23
Y DOMINGO 24
 
TODO EN EL MES
DE MAYO, 2015
 
*****
 
CONVOCATORIA
 
A 50 AÑOS DE SU INMOLACIÓN:
 
HOMENAJE MUNDIAL A
LUIS DE LA PUENTE UCEDA
 
HÉROE, DEVOTO DEL APÓSTOL,
DIRIGENTE, BUEN CHUCO,
PAISANO, HOMBRE HONESTO
 
23 AL 25 DE OCTUBRE DEL AÑO 2015, EN
SANTIAGO DE CHUCO, SU TIERRA NATAL
 
*****
 
PÁGINA WEB
HACER CLIC AQUÍ:
 
 
DIRECCIÓN EN FACEBOOK
HACER CLIC AQUÍ:
 
 
*****
 
Teléfonos Capulí:
420-3343 y 602-3988
99773-9575
 
 
Si no desea seguir recibiendo estos envíos
le rogamos, por favor, hacérnoslo saber
 
 

 
 
 

 




--