domingo, 15 de febrero de 2015

Fwd: 15 de febrero. Nace Eladio Ruiz Cerna. Confidente y amante de su pueblo. / Próximas actividades de Capulí. / Andrés Avelino Cáceres: La bandera del Batallón Libres de Santiago de Chuco.


---------- Mensaje reenviado ----------
De: <dsanchezlihon@aol.com>
Fecha: 15 de febrero de 2015, 16:56
Asunto: 15 de febrero. Nace Eladio Ruiz Cerna. Confidente y amante de su pueblo. / Próximas actividades de Capulí. / Andrés Avelino Cáceres: La bandera del Batallón Libres de Santiago de Chuco.
Para:


 
 
 
 
 
 
 
 
CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA
Construcción y forja de la utopía andina
 
2015 AÑO
DE LA DEFENSA DE LA VIDA
Y DEL PLANETA TIERRA
 
FEBRERO, MES DE LOS HUMEDALES,
DE NUESTRAS LENGUAS NATIVAS, DE
RICARDO PALMA Y FEDERICO BARRETO
 
CAPULÍ ES
PODER CHUCO
 
*****
 
ANDRÉS AVELINO CÁCERES
LA BANDERA DEL BATALLÓN
LIBRES DE SANTIAGO DE CHUCO
 
Miraflores, 24 de marzo de 1928
Señor
Augusto B. Leguía,
Presidente de la República
Muy distinguido amigo:
El doctor don Gerardo F. Calderón se ha servido obsequiarme dos prendas de indiscutible significación patriótica vinculadas a la batalla de Huamachuco, que a órdenes del infrascrito dio al invasor, el 10 de Julio de 1883, el antiguo y glorioso Ejército del Perú; en la cual las más altas virtudes cívicas y militares, sometidas a penalidades y privaciones inauditas, llevaron la defensa del suelo patrio a los mayores extremos de la abnegación y del heroico sacrificio.
Una de esas prendas es la bandera con que los hijos del viril pueblo de Santiago de Chuco, combatieron allí, organizados y dirigidos por su jefe el denodado Coronel Don. Santiago Calderón, padre del donante. La otra prenda es la espada con que el expresado jefe dirigió a sus milicianos en el combate.
Habiéndose creado el "Museo de la Breña", muy justo deber cumplo al poner a disposición de Ud. esas históricas prendas, que, entretanto, podrían conservarse en el Museo de Historia Nacional, exhibiéndolas allí, desde luego en vitrina adecuada, cuya construcción autorizará ciertamente, el patriótico celo de Ud. de modo que tenga también cabida en ella la gloriosa bandera que perteneció al batallón Huamachuco y que por conducto del Ministerio de Guerra, fue obsequiada al Museo de Historia Nacional por la señora Felicia de Morales Bermúdez.
Con sentimientos de alto aprecio y sincera adhesión, soy de Ud. atto. amigo V S. S.
Andrés Avelino Cáceres.
 
*****
 
PRÓXIMAS ACTIVIDADES
DE CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA
 
 
MIÉRCOLES 25 DE FEBRERO
 
PRESENCIA DE GABY VALLEJO
EN EL PERÚ
 
CONFERENCIA:
 
GABY VALLEJO:
 
 "LA PRIMERA MUJER AVIADORA FUE
BOLIVIANA Y SE FORMÓ EN EL PERÚ"
 
MESA REDONDA
 
CLAVES DE LECTURA
PARA NUESTRAS VIDAS.
TESTIMONIOS DE ESCRITORES
 
ROBERTO ROSARIO VIDAL
OSCAR COLCHADO
GABY VALLEJO
 
CONDUCCIÓN GENERAL:
DANILO SÁNCHEZ LIHÓN
 
MIÉRCOLES 25 DE FEBRERO. 6 PM.
CASA DE LA LITERATURA PERUANA
ANTIGUA ESTACIÓN DESAMPARADOS
A UNA CUADRA DE LA PLAZA MAYOR
LIMA, PERÚ
 
*****
 
LUNES 16 DE MARZO
 
CELEBRACIÓN
DEL NACIMIENTO
DE CÉSAR VALLEJO
 
EXPOSITOR:
FREDY PAJUELO
 
EN COORDINACIÓN
CON EL CENTRO CULTURAL
DE LA UNIVERSIDAD ALAS PERUANAS
 
LUNES 16 DE MARZO. 7 PM
AUDITORIO DEL CENTRO CULTURAL
DE LA UNIVERSIDAD ALAS PERUANAS
AV. CUBA 301. JESÚS MARÍA. LIMA, PERÚ
 
*****
 
JUEVES 19 DE MARZO
 
CONFERENCIA
 
ANA TRIERWEILLER
UNIVERSIDAD FEDERAL
DE SANTA CATARINA
DE FLORIANÓPOLIS, BRASIL
 
"LA VIOLENCIA DEL LENGUAJE
EN TRILCE DE CÉSAR VALLEJO"
 
COMENTARIOS
EMILIO SÁNCHEZ LIHÓN
JULIO YOVERA BALLONA
 
JUEVES 19 DE MARZO,
6.30 PM. CASA MUSEO
CÉSAR VALLEJO YNFANTES
JR. 28 DE JULIO 307. MAGDALENA
DEL MAR. LIMA, PERÚ.
 
*****
 
15 DE FEBRERO
 
 
NACE
ELADIO
RUIZ CERNA
 
 
FOLIOS
DE LA
UTOPÍA
 
 
CONFIDENTE
Y AMANTE
DE SU PUEBLO
 
 
Danilo Sánchez Lihón
 
 
1. Paradoja
de lo íntimo
 
Eladio Ruiz Cerna fue y es en la pintura el primer cronista, confidente y amante de su pueblo, Santiago de chuco, quien andaba nuestras calles como en zancos, con los ojos entrecerrados, oteando siempre a lo lejos y al fondo de los horizontes y las cosas, sorbiéndose el derecho y el revés de los paisajes y el gesto de las gentes, para luego estamparlos con intensos colores violetas, amarillos y azules en el lienzo.
Y, ¡oh paradoja de lo íntimo!, para que en los últimos años de su existencia desde sitios tan lejanos y exóticos como Polonia, Yugoslavia y Rusia; desde Francia, Italia y Alemania –tres exposiciones en la Galería Weidenmann, en la Universidad de Humboldt y en Kollinschin Park en menos de seis meses– no puedan con él el asedio de los lentes fotográficos, el parloteo de la radio, el paroxismo de la televisión, la catalepsia del fax, y la congestión del internet y de la vía satélite para informarnos acerca de uno u otro detalle de sus pinturas.
 
2. Sus ojos
fantasmales
 
Situados los agentes del periodismo cultural al frente de sus obras, tratan de transmitir a todos los rincones del orbe y en traducción simultánea, el hechizo de un alero que se quiebra o de una luz que agoniza y otra que se subleva, junto a los grumos de polvo de un muro de Santiago de Chuco que se desmorona y que gracias a Dios están eternizados ahora en sus cuadros.
Sin embargo, para quienes éramos niños cuando él pintaba en Santiago de Chuco es otra la perspectiva desde nuestra aldea, donde lo encontrábamos al amanecer, o en los lentos mediodías o cayendo la tarde, en cualquier recodo imprevisto de una calle, una colina, o en medio de un sembrío.
De pie frente a su caballete, con su figura esmirriada y severa, disputándole visiones, ternuras y crepúsculos a los espantapájaros que detrás de él abrían los brazos asombrados de ver revelarse en la tela idénticos y distintos colores a los que veían sus ojos fantasmales.
 
3. El rojo
sangrante
 
O lo veíamos antes, pasar por la calle como quien va a un combate, con un carcaj en los hombros, que era su caballete, sus lienzos, sus brochas, armado como para una guerra. Y después era normal encontrarlo en medio de un sembrío vigilando los celajes, los cambios de tonos de colores en el horizonte, el movimiento de los árboles de un bosque, el aire impalpable de la tarde o de la alborada.
Y ya con su caballete puesto en pie y elevado como el mástil de una nave, con el lienzo abierto y extendido como erizadas sus brochas insignes, largas y tupidas junto a su paleta, extraía de sus cajas y chisquetes los pigmentos absolutos.
Que luego se convertían en ondulantes campos de espigas de trigo mecidas por el viento los naranjas; o en extasiados campos de cebada los amarillos tenues; o en apelotonados copos de nubes el blanco esencial, en el perfil cárdeno de las montañas el rojo sangrante.
 
4. Todo
en silencio
 
Los chiquillos sentados a su alrededor, a no menos de ocho metros de donde él estaba pintando, distancia que elegíamos tácitamente dado que él nunca nos dijo nada, permanecíamos extasiados frente al rito sagrado de la creación artística. Porque no mirábamos el cuadro sino el acto mismo de pintar.
De tanto mirarlo y mirar el paisaje que estaba ante sus ojos hacíamos la suposición de haber pintado el camino, o el río o el muro de una casa. Solo él sabía qué colores correspondían al retazo de mundo que trasponía a la tela, solo él sabía la vibración de la luz a que le daba un tono, un aura, un compás o una melodía.
Éramos una parvada de niños sentados en círculo alrededor de alguien en absoluta soledad. Nunca le oímos dirigirnos la palabra. No hablaba. Eso sí, tenía un gesto severo, cáustico. Jamás llamó a nadie la atención, ni los mencioné por su nombre. Todo lo hacía en silencio, hierático y ritual.
 
5. Un acto
sagrado
 
¿Y qué clase de niños seríamos nosotros para permanecer horas de horas ante algo que no tenía nada de visible? Nada que se graficara en una acción, en un movimiento, en un gesto, o en una lámina siquiera que viéramos desarrollarse ante nosotros. Nada.
Hasta que siempre en silencio cogía el cuadro que había pintado, entrecerraba los ojos, lo miraba largamente. Miraba otra vez el paisaje, guardaba el cuadro en el estuche que tenía inherente al caballete.
Arreglaba pacientemente cada cosa poniéndola en su sitio y salía por algún cerco sin decirnos una sola palabra. Sin un saludo de despedida, seco, pero eso sí quedándonos a nosotros la sensación de haber participado en un acto sagrado.
Idéntica a la forma cómo él se fue de este mundo el 1 de mayo del año 2013, casi a la media noche, en la ciudad de Trujillo, donde murió el grande e inmenso pintor de mi tierra Eladio Ruiz Cerna, hombre austero, lacónico y sin concesiones y quien naciera un día como hoy 15 de febrero.
 
6. La espada
y la pluma
 
Pero él sabía lo que hacía. En primer lugar, fue insobornable en su arte, ya sea ante la figuración o el dinero, sin ningún halago para las modas, tendencias ni para el mercado, de allí que aquí en nuestro medio sea un perfecto desconocido.
Con una adhesión profunda por la justicia social y su compromiso con los humildes y desheredados de la tierra, con una adhesión por lo andino e indígena que ha logrado que su mensaje tenga fuerza redentora.
Después de César Vallejo es el artista más grande que ha producido esta tierra generosa, que ha dado a luz a hombres de valor imperecedero en todos los campos, sea en las artes, las ciencias o la milicia; sea en el sindicalismo como en el foro.
Sea en el mundo académico o bien como montoneros en la defensa de los sagrados intereses de lo humano y lo divino, seres que se elevan cogiendo en la mano la espada y en otro la pluma, o el pincel como es el caso de Eladio Ruiz Cerna.
 
7. Las flores
silvestres
 
Es pintor legendario, celebrado en Francia, Alemania, Italia e Inglaterra donde exponía en los últimos años, y no tanto entre nosotros que colocamos en las paredes de galerías y museos espantajos, extravagancias y trivialidades reemplazando a aquella verdadera pintura que se desvela en los desvanes.
Santiago de Chuco su pueblo ha quedado indeleble transpuesto en sus lienzos. Cada rincón, fogón o techumbre; cada pared, esquina o balcón; como también sus caminos, sus colinas, sus parvas y bajíos; como la luz y la sombra de sus amaneceres y crepúsculos.
Siento que las flores silvestres que recogemos todo primero de mayo, ya sea en sueños o despiertos, son en parte para ponerlas al pie de las cruces hacia dónde vamos a florecer este día. Pero también para deshojar sus pétalos y ungir su frente y las sienes de este combatiente por la causa del hombre que murió en la batalla, y que ahora reposa para iluminarnos desde la eternidad que lo ha acogido y donde desde entonces mora.
 
 
*****
 
El texto anterior puede ser
reproducido, publicado y difundido
citando autor y fuente
 
Teléfonos: 420-3343 y 602-3988
 
 
Obras de Danilo Sánchez Lihón las puede solicitar a:
Editorial San Marcos: ventas@editorialsanmarcos.com
Editorial Papel de Viento: papeldevientoeditores@hotmail.com
Editorial Bruño, Perú: ventas@brunoeditorial.com.pe
Ediciones Altazor: edicionesaltazo@yahoo.es
 
*****
 
CONVOCATORIA
 
XVI ENCUENTRO INTERNACIONAL
CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA
 
TELÚRICA DE MAYO, 2015
 
LIMA:
MARTES 19
 
TRUJILLO:
MIÉRCOLES 20
 
HUAMACHUCO
JUEVES 21
 
SANTIAGO DE CHUCO:
VIERNES 22
SÁBADO 23
Y DOMINGO 24
 
TODO EN EL MES
DE MAYO, 2015
 
*****
 
CONVOCATORIA
 
A 50 AÑOS DE SU INMOLACIÓN:
 
HOMENAJE MUNDIAL A
LUIS DE LA PUENTE UCEDA
 
HÉROE, DEVOTO DEL APÓSTOL,
DIRIGENTE, BUEN CHUCO,
PAISANO, HOMBRE HONESTO
 
23 AL 25 DE OCTUBRE DEL AÑO 2015, EN
SANTIAGO DE CHUCO, SU TIERRA NATAL
 
*****
 
PÁGINA WEB
HACER CLIC AQUÍ:
 
 
DIRECCIÓN EN FACEBOOK
HACER CLIC AQUÍ:
 
 
*****
 
Teléfonos Capulí:
420-3343 y 602-3988
99773-9575
 
 
Si no desea seguir recibiendo estos envíos
le rogamos, por favor, hacérnoslo saber
 

 
 
 

 




--