lunes, 24 de agosto de 2015

Fwd: 24 de agosto. Semana del Café Peruano. La sombra de un enigma. / Humberto Castillo Anselmi: Su perfil aguileño dirigiéndose a las multitudes. / Convocatoria Mundial: Homenaje a Luis De la Puente.


---------- Mensaje reenviado ----------
De: <dsanchezlihon@aol.com>
Fecha: 24 de agosto de 2015, 17:10
Asunto: 24 de agosto. Semana del Café Peruano. La sombra de un enigma. / Humberto Castillo Anselmi: Su perfil aguileño dirigiéndose a las multitudes. / Convocatoria Mundial: Homenaje a Luis De la Puente.
Para:


 
 
 
 
 
 
 
  
CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA
Construcción y forja de la utopía andina
 
2015 AÑO
DE LA DEFENSA DE LA VIDA
Y DEL PLANETA TIERRA
 
AGOSTO, MES DE LOS NIÑOS,
DE LA JUVENTUD, LAS COMETAS,
EL DEPORTE, EL FOLCLORE Y
DE LOS PUEBLOS INDÍGENAS
 
CAPULÍ ES
PODER CHUCO
 
*****
 
HOMENAJE MUNDIAL
A LUIS DE LA PUENTE EN EL 50
ANIVERSARIO DE SU INMOLACIÓN
 
Y RECUERDO MÁS TARDE SU PERFIL AGUILEÑO
EN LAS PLAZUELAS DE TRUJILLO DIRIGIÉNDOSE
A LAS MULTITUDES CON SU VERBO INFLAMADO
La turbulenta vida de Luis Felipe De la Puente Uceda terminó sangrientamente en un atardecer cuzqueño.
Concluyó así la existencia de un hombre altivo en permanente rebeldía, que había hecho renuncia de su propia vida.
Yo hablé con él antes que se lanzara al empeño de las guerrillas y me dijo sin titubeos:
"Yo voy a morir. Y no le tengo miedo a la muerte".
De la Puente nació rebelde. Y murió en una posición rebelde.
Toda su vida estuvo marcada por el signo de la violencia.
Cuando nació en Santiago de Chuco, una tormenta de lluvia, truenos y relámpagos sacudían la serranía, según cuenta su madre.
Durante su infancia fue un permanente inconforme que se trompeaba en las calles en defensa de sus amigos.
Yo lo conocí de cerca. Y lo recuerdo ahora que ha muerto.
Recuerdo por ejemplo cuando pulsaba su guitarra y cantaba valses criollos o boleros melancólicos con su voz aguda de imprecisos matices.
Lo recuerdo cuando jugaba basquetbol con enormes bríos en los polvorientos campos del Centro viejo de Trujillo.
Y recuerdo más tarde su perfil aguileño en las plazuelas de Trujillo dirigiéndose a las multitudes con su verbo inflamado.
HUMBERTO CASTILLO ANSELMI
 
*****
 
24 DE AGOSTO
 
 
SEMANA
DEL
CAFÉ
 
 
FOLIOS
DE LA
UTOPÍA
 
 
LA SOMBRA
DE UN
ENIGMA
 
 
Me gusta la vida enormemente
pero, desde luego,
con mi muerte querida y mi café.
César Vallejo
 
Servidme un café,
pero lleno de Vallejo.
Grafiti en Quito
 
 
Danilo Sánchez Lihón
 
 
1. Un
enigma
 
– Joven, deje de tomar tanto café. ¡Hace daño! Yo veo que usted consume mucho café. ¡No es bueno señor, para la salud!
– Ya me acostumbré, y es una marca. Yo en verdad no tomaba café, pero mi madre un día me cogió de la mano, me sentó a la mesa y me enseñó a prepararlo paso por paso. Y me explicó cómo se prueba y degusta. Hasta que empecé a saborearlo y, poco a poco, se me ha hecho un hábito.
– ¡Pero eso le hace daño!
– ¡No sé! Moriré pues tomando café. La culpa es de mi madre.
– Pero, ¿qué es el café para usted?
– Un enigma, un misterio, cierta sombra inextricable en nuestros destinos.
Todo esto les cuento y refiero a mi madre y a mi papá que están sentados alrededor mío mientras meriendo.
– ¿Así le has dicho?
 
2. Y
además
 
– Exactamente así ha sido la conversación en la oficina, en donde un señor ya de edad se ha conmovido tanto, con tanta sinceridad y condolencia por verme tomar tanto café.
– Ya ves, –Le reclama y reprocha mi papá a mi madre–. Tú le has enseñado eso a nuestro hijo.
– ¡Claro que yo he sido! ¿Y quién más va a ser? ¡Tiene que ser su madre! Y estoy orgullosa de ello.
– ¿Aún te ufanas, mujer?
– ¡Cómo no me voy a ufanar! ¡Es mi hijo! ¡Y yo le he enseñado así como él dice! ¡Y sigue tomando tu café, hijito! Y no le hagas caso a quienes dicen que hace daño.
– Los médicos advierten que es nocivo. –Acota papá.
– No hace daño. ¡Nada hace daño cuando se lo toma con gusto! Ya ven yo. ¿Cuántas tazas de café tomo al día? Y además, cargado. ¡No le hagas caso y sigue tomando tu café!
 
3. ¿Dónde
estás?
 
Esta escena ocurre en Lima, hacia donde emigramos toda mi familia.
Pero de chicos en nuestra casa de Santiago de Chuco mi familia tanto del lado de mi madre, como del lado de papá, compartimos frecuentemente momentos juntos cuando de tomar el café se trata.
Y ocurre cuando ya al atardecer mi abuela Rosa con algunas de mis tías, sus hijas, preguntan desde la sala de nuestra casa hasta donde han entrado:
– ¿Elvi? ¿Dónde estás? ¡Hemos venido a tomar café! ¿Hay alguien en la casa?
– ¡Sí, mamá! ¡Aquí estoy! Pero ahorita bajo a preparar el café.
Y baja también papá a saludar a mi abuela.
– ¿Cómo está señora Rosa? ¡Hola Zarela, Bety!
– Bien. Y antojadas de café hemos dicho: no hay café como el que hace Elvira y aquí hemos venido.
– Pasen, pasen. Qué bueno que hayan venido. Adelante señora. Pasen, pasen.
 
4. Pan
de yema
 
Y junto a mi abuela y mis tías viene Mirtha, nuestra prima. Y ya nosotros con Rosita y Jaime estamos mostrándole algún juguete nuevo, o alguna cosa curiosa, mientras los adultos en la cocina acomodan la mesa con voces alegres.
– ¿Hagamos una casa con sillas?
– ¡Y una tienda! De unos que vendan y otros que compren.
Y pronto ya estamos llamando a Amelia y a Víctor y a otros primos. Y hasta a niños que son vecinos. Y ya somos un grupo grande que correteamos por el patio, mientras los mayores en la cocina Acomodan tazas y cubiertos.
Cuando mamá sale y nos dice:
– Llamen a su abuela Sofía para tomar el café.
– ¿Ha venido la señora Rosa? –Nos responde la abuela.
– Sí, con mi tía Zarela y mi tía Bety. Están en la cocina preparando el café.
– Llevaré pan de yema. Díganle a su mamá que ya voy, hijitos.
 
5. Así es
el amor
 
Y mi abuela Sofía deja su rueca, se levanta a ponerse su vestido largo y a cuadros.
Y con el cual aparece con su canasta de pan de yema caminando despacio por el corredor.
Se tiende el mantel, chisporrotean las llamas del fogón. Y se elevan las voces alegres, jubilosas y las risas mientras nosotros jugamos a la casita y a la tienda.
Tardes de café  en que los adultos se enzarzan en un tema mientras desde afuera vemos cómo flota en el ambiente de la cocina el enigma, el misterio y la sombra que gobierna nuestras vidas, mientras conversan:
– Pero así es el amor ahora de los muchachos.
– Sí, pero tienen que ser más prudentes y recatados.
– Esas son conductas de otros tiempos, en que nosotras qué íbamos a permitir que un enamorado nos diera un beso en plena calle.
 
6. Aquel
enigma
 
– Pero, ¿dónde están los padres para no reprenderlos? ¡Seguro que no saben nada!
– Los últimos que se enteran de estas cosas son los padres.
Los mayores revisan los temas de la aldea antes apacible, los temas de la vida cotidiana que transcurre como el agua bajo las adelfas siguiendo el curso de una acequia.
Mientras tintinean las tazas, las cucharas, los platos. Y ya es de noche, tanto que las llamas del fogón transparentan la cercha de carrizo, la penumbra bajo el techo, la sombra que es misterio y es enigma en la casa que nos cobija.
– A mí sírveme otra tacita de café que está riquísimo.
Mientras ha invadido la noche en el patio, el corredor, la sala y nosotros jugamos a las escondidas, a encontrarnos unos a otros.
Y encontramos más evidente en las voces de quienes toman café aquel enigma, ese misterio y aquella sombra que rige nuestras vidas.
 
7. Une la vida
con la muerte
 
Además, porque se han olvidado de prender la lámpara y solo proyecta sus sombras la luz del fogón.
Y nosotros exploramos el mundo de otra manera, palpándolo en los grumos de polvo con las yemas de nuestros dedos.
Y miramos desde el corredor el panteón y la colina lejana.
Y comparamos la muerte con la vida, esta que discurre tan llena de regocijo, de encanto, de gracia de vivir.
Y la otra lejana, tan fría de los muertos en sus tumbas, de quienes ya no están.
Y en esta aparentemente vida amable del café y de las llamas del fogón que chisporrotean, encontramos que el café es lo que une la vida con la muerte.
Por eso será también que se toma café en los velorios para despedir a los difuntos bajo el enigma y el misterio que es esta vida, en la penumbra y el crujido de la sombra en la cercha del techo vetusto y polvoriento.
 
 
*****
 
El texto anterior puede ser
reproducido, publicado y difundido
citando autor y fuente
 
Teléfonos: 420-3343 y 602-3988
 
 
Obras de Danilo Sánchez Lihón las puede solicitar a:
Editorial San Marcos: ventas@editorialsanmarcos.com
Editorial Papel de Viento: papeldevientoeditores@hotmail.com
Editorial Bruño, Perú: ventas@brunoeditorial.com.pe
Ediciones Altazor: edicionesaltazo@yahoo.es
 
*****
 
CONVOCATORIA
 
HOMENAJE
MUNDIAL
 
A LOS 50 AÑOS
DE SU INMOLACIÓN:
 
HÉROE DEL PUEBLO,
DIRIGENTE VISIONARIO,
BUEN CHUCO, DEVOTO DEL
APÓSTOL SANTIAGO, PAISANO
EJEMPLAR, Y HOMBRE HONESTO
 
LUIS FELIPE DE LA PUENTE UCEDA
 
2015: 22 DE OCTUBRE EN TRUJILLO
23-24 DE OCTUBRE EN SU TIERRA
NATAL, SANTIAGO DE CHUCO,
25 DE OCTUBRE EN JULCÁN
 
*****
 
CONVOCATORIA
 
XVII ENCUENTRO INTERNACIONAL
CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA
 
TELÚRICA DE MAYO, 2016
 
LIMA:
MARTES 24
 
TRUJILLO:
MIÉRCOLES 25
 
OTUZCO
JUEVES 26
 
HUAMACHUCO
JUEVES 26
 
SANTIAGO DE CHUCO:
VIERNES 27
SÁBADO 28
Y DOMINGO 29
 
TODO EN EL MES
DE MAYO, 2016
 
*****
 
PÁGINA WEB
HACER CLIC AQUÍ:
 
 
DIRECCIÓN EN FACEBOOK
HACER CLIC AQUÍ:
 
 
*****
 
Teléfonos Capulí:
420-3343 y 602-3988
99773-9575
 
 
Si no desea seguir recibiendo estos envíos
le rogamos, por favor, hacérnoslo saber.
                             
 

 
 
 

 




--